ahorrar en vacaciones trucos
05/09/2019

20 consejos para ahorrar dinero en las vacaciones de verano

Blog de Empresa y Nuevas Tecnologías

Ir de vacaciones no tiene que ser sinónimo de dilapidar tus pequeños ahorros del resto del año. Es cierto que hasta es sano permitirse algunas libertades, pero si quieres gestionar este tiempo de descanso con coherencia económica y financiera, te presentamos 15 consejos:

  • Planifica tus vacaciones con tiempo. Por varios motivos: por un lado, con tiempo siempre se encuentran billetes de avión u hoteles, entre otros ítems, más baratos. Por el otro, podrás prever con tiempo el coste del viaje y podrás empezar a realizar pequeños retoques en tu economía doméstica para llegar con el presupuesto del viaje ya ahorrado.

 

  • Procura salir de las fechas de temporada alta. Si tienes oportunidad, evita el mes de agosto y algunas quincenas de julio o septiembre para irte de vacaciones. Poder disfrutar de lo mismo, pero significativamente más barato en octubre o en el fantástico y luminoso mes de junio es una recomendación muy top.

 

  • Busca y rebusca entre diferentes compañías de transporte. A menudo hay mucha diferencia entre ellas. Por ejemplo, hay compañías de vuelo seguras, pero low cost. Quizá te dejen en un aeropuerto más alejado. Si te compensa sumando el desplazamiento extra hasta el centro de tu ciudad de destino, opta por ellas.

 

  • Aplícate lo mismo, pero en relación con el alojamiento. Actualmente hay muchas webs que te hacen estudios comparativos del mismo hotel. Utilízalas, ¡hay diferencias muy significativas!

 

  • Si vas a realizar el viaje en coche, valora alternativas de la economía colaborativa. Te sonarán empresas y organizaciones que te permiten compartir vehículo mientras viajas. Compara el coste con el autocar o el tren. En este sentido, si eres joven y quieres viajar por Europa, infórmate del billete del Interrail, todo un clásico para conocer nuestro continente.

 

  • ¿De verdad necesitas alojarte en un hotel tan lujoso cuando solo vas a usarlo para dormir? Piensa en tus necesidades reales y no te dejes llevar por un consumismo abusivo o un capricho innecesario.

 

  • Infórmate de la manera más económica para usar el transporte público en tu destino. Por ejemplo, en Londres el transporte es muy caro, pero puedes ahorrarte algo de dinero si vas con su bono, la famosa Oyster.

 

  • Si quieres visitar atracciones turísticas de pago, busca bonos o talonarios de descuento. Suelen ser muy atractivos si estás varios días y quieres ver y visitar absolutamente todo de la ciudad escogida.

 

  • A la hora de comer y cenar, busca los barrios y restaurantes de los autóctonos. Huye de las zonas turísticas y sumérgete en el turismo más auténtico si quieres conocer las costumbres o usos de esa zona geográfica.

 

  • Infórmate porque, en muchos sitios, los museos y otras atracciones son gratuitos algunos días o en horarios determinados.

 

  • Plantéate si te puede salir a cuenta alquilar un apartamento o dormir en un albergue con derecho a cocina. El presupuesto en comidas y cenas, de esta manera, podrías reducirlo de manera importante.

 

  • Consume de manera responsable en general. Empieza por los gastos más superfluos del viaje (souvenirs inservibles o esos cafés o chucherías de más). Sé consciente de cuánto te gastas en ellos y redúcelos. No compres sin un objetivo claro y pregúntate antes de comprar si realmente necesitas aquel producto.

 

  • Busca vacaciones alternativas. No todas las vacaciones han de ser convencionales. Existen maneras de viajar más económicas. No nos referimos solo al turismo de mochila, que también, sino que hablamos de dormir en residencias, en albergues, intercambiar tu piso por el mío en verano, utilizar la magnífica red de cámpings que tienen algunos países, etc.

 

  • ¿Por qué no vacaciones en tu ciudad? Podrías aprovecharlas y visitar aquellos museos o galerías de arte para las que nunca tienes tiempo, cenar en aquel restaurante que tiene lista de espera o conocer rincones perdidos que desconocías.

 

  • Y, por último, reflexiona antes de tus vacaciones, planifica (ya lo decíamos en el punto 1), organiza con antelación, y lleva un control de los gastos. Como decíamos en un post anterior, hay múltiples apps que te facilitan este control. Además, si eres de los de papel y boli, puedes utilizar la libreta kakebo, un modelo japonés para gestionar la economía doméstica.

 

 

No hace falta que te quedes sin vacaciones por temor a la cuesta económica del mes siguiente. Simplemente hacen falta tres cosas: planificación, control y consumo consciente. ¿Te animas a viajar así de manera más responsable?

 

 

 

 

 

 

 

 

Comparte en:

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universitat Pompeu Fabra. Posgrado en Fiscalidad y Tributación. Dedicada al mundo de la asesoría externa, asesorando los emprendedores.

Nuevo acuerdo universitario para Deusto Formación
08/11/2019

Nuevo acuerdo universitario para Deusto Formación

Deusto Formación firma un acuerdo de colaboración con la Fundación General de la Universidad de Salamanca para ofrecer dos titulos en sus cursos de formación conti...

Cómo calcular cuánto dinero puedes ganar en bolsa.
19/09/2019
Susana Chamorro

Cómo calcular cuánto dinero puedes ganar en bolsa.

La pregunta del título de este post es muy complicada de responder. Cuánto dinero ganar en bolsa depende de multitud de factores. Veamos algo más de ello a continua...

¿Qué es el Small Data y como puede complementar al Big Data?
18/09/2019
Thaís Balagueró

¿Qué es el Small Data y como puede complementar al Big Data?

Mientras el Big Data hace referencia al análisis de grandes cantidades de datos, el Small Data se refiere al análisis de pequeños datos de usuarios concretos. En el...