Diferencias entre una App nativa y una Web App

Diferencias entre una App nativa y una Web App

Desde que en el año 2007 el visionario Steve Jobs mostrase al mundo las posibilidades de su revolucionario iPhone, la forma de trabajar y comunicarnos y, en cierta forma, incluso de vivir de una gran parte de la población empezó a cambiar. Poco a poco, fueron apareciendo otros modelos de smartphones, cada vez más asequibles, lo que combinado con el desarrollo de las redes 3G y las tarifas planas de conexión a Internet dio como resultado una espectacular y rapidísima penetración y popularización de los móviles. Y casi sin darnos cuenta y sin tiempo para asimilarlas debidamente, se hicieron realidad unas funcionalidades y posibilidades inimaginables, salvo quizás en algunas historias de ciencias ficción.

 

¿Cuál es el verdadero valor de los smartphones y las tablets?

¿Su diseño? ¿el poder hablar los unos con los otros desde cualquier lugar? ¿que estén de moda?… Todos esto factores influyen en su éxito, pero nos los diferencian esencialmente de generaciones anteriores de móviles. El verdadero cambio, la revolución de los smartphones se encuentra en las aplicaciones (Apps), en ese software específico que, especialmente al conectarse a la Red, permite sacar el máximo rendimiento al hardware del dispositivo. Estamos hablando de las Aplicaciones Nativas, como las archiconocidas Whatsapp o Google Maps, pero existen muchísimas más.

¿Qué es una App nativa?

Es una aplicación o software implementado en el lenguaje nativo de cada terminal, lo que le permite acceder a los principales componentes internos del móvil o la tablet, sacando el máximo partido de sus funcionalidades, como la cámara o el micro, o sus posibilidades tecnológicas más avanzadas, como el geolocalizador o GPS o la realidad aumentada. Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra para crear apps multiplataforma Diferencias entre una App nativa y una Web App

¿Qué papel juegan las Web APP?

Pues también muy importante, sobre todo a medida que la conexión a Internet a través de móvil se ha popularizado y hasta superado en algunos países, como España, a la conexión clásica en un PC e incluso en portátiles. Las Web APP son todas aquellas páginas que, programadas en un lenguaje general como HTML o JavasScript e incrustadas en un navegador de Internet, están optimizadas para su correcta visualización en los smartphones y tablets. 

Diferencias entre una App nativa y una Web APP

Son muchas y muy importantes, desde aspectos a técnicos a cuestiones de funcionalidad, experiencia de navegación y también factores estéticos. Diferencias de tecnología

  • Está programada en el lenguaje nativo del dispositivo, por lo que, en principio, debe desarrollarse una versión distinta para cada sistema operativo: iOS de Apple, Android, Blackberry, Windows Phone. Al final del artículo matizaremos esta cuestión, por lo que les recomendamos leerlo en su totalidad.
  • Requiere una instalación previa en el ordenador a través de alguna tienda o distribuidora de aplicaciones, como la App Store o Google Play.
  • Para acceder a ellas no es necesario ningún navegador. Es más, se pueden hacer servir algunas funciones de la APP sin ni tan siquiera estar conectados a Internet.

Diferencias en funcionalidades, navegabilidad y calidad

En esto no hay color. Las APP nativas ganan por goleada a las Web App desde todos los ángulos y puntos de vista:

  • El funcionamiento de las nativas es claramente superior, colocándose por delante en rendimiento y capacidad.
  • Permite la conexión con el hardware del dispositivo, lo que da como resultado aplicaciones capaces de interactuar con la cámara de fotos, el vídeo, el micro e incluso la brújula y el GPS.
  • También se conectan con otras aplicaciones y el software del dispositivo y con los datos que se encuentren en la memoria interna y en la nube: contactos, fotos, amigos de las redes sociales, etc.
  • La usabilidad y navegabilidad de la nativa suele ser superior, al estar estructuradas y pensadas para su uso en móvil, con unos menús y enlaces diseñados y pensados para la navegación táctil y un uso limitado del teclado. Si a esto se le añade que estéticamente (colores, gráficos…) también son superiores, el resultado es que la experiencia de navegación en una APP nativa es mucho más amigable y placentera para el usuario.

Pero algo malo tendrán las nativas…

Por supuesto. Básicamente un coste mucho mayor en su programación y mantenimiento, al suponer una mayor complejidad técnica y, sobre todo, tener que implementar varias versiones. Otra desventaja es la obligatoriedad de distribución a través de las tiendas de aplicaciones, lo cual implica costes añadidos y que el usuario tenga que instalarla en su móvil o tablet y actualizarla cada cierto tiempo.

La tercera vía: las aplicaciones multiplataforma.

Comentábamos anteriormente que la obligación de tener que crear versiones distintas de las APP nativas era, hoy en día, matizable. Realmente, más que una matización es una vuelta de 180 grados a la situación gracias a la aparición de las aplicaciones multiplataforma, como Appcelerator Titanium. Con este sistema se pueden crear APPs con idéntica calidad y posibilidades de las nativas, pero de una forma mucho más sencilla y sin necesidad de crear varias versiones. Se programa una sola vez y el sistema lo traduce automáticamente a los lenguajes nativos de cada teléfono. Sin duda, una alternativa muy práctica y recomendable. Post relacionados:

Diferencias entre una App nativa y una Web App