Todo lo que necesitas saber de las apps para pagar con el móvil
01/01/2018

Todo lo que necesitas saber de las apps para pagar con el móvil

Desarrollo de apps

Pagar con el móvil es toda una realidad, está en nuestros bolsillos y los bancos ya ofrecen sus aplicaciones para poder realizar esta clase de actividad. Pero, ¿todos los teléfonos son compatibles con ello? La respuesta es no, ya que deben reunir un seguido de características específicas de hardware, y en el caso de Apple con sus iPhone o el Watch es necesario afiliarse a un banco concreto. En el post de hoy, y después de una resaca de turrones y fiestas, os queremos aclarar unas cuantas cosas respecto al pago con el móvil, tanto en Android como con el gigante de Cupertino. Vamos allá.

El pago a través de apps bancarias: deja tu tarjeta en casa

En primer lugar es importante tener claro que nuestro dispositivo debe contar con un chip NFC. Este chip es un componente que permite a nuestro teléfono o tableta conectarse con otros aparatos, ya sean dispositivos de audio, datáfonos o incluso otros smartphones. Dentro de su uso está permitido compartir imágenes, datos de usuario como la libreta de direcciones o incluso copias de seguridad. Es por ello que fue un añadido importante en las posibilidades que extienden el uso del teléfono. Podemos entenderlo como una conexión por proximidad como ocurría con los infrarojos en los móviles más viejos. En el caso que nos ocupa, se usa para ofrecer una conexión contacless, justo como ocurre con las tarjetas de crédito y débito actuales que nos dan en el banco. Esto, junto al enlace que se hace con la aplicación oficial de nuestro banco, hace que nos podamos conectar con el datáfono y así realizar pagos con el teléfono. ¿Qué aplicación necesitamos para ello? Únicamente la de nuestro banco, tal y como comento. Normalmente lleva el nombre de éste seguido de “wallet” en el nombre. Por ejemplo, Sabadell Wallet. Dentro de la aplicación encontramos únicamente la gestión de las tarjetas, lo cual es un poco decepcionante porqué esto hace que necesitemos dos apps: una para gestionar nuestras cuentas (la cual también aparecen las tarjetas) y otra para autorizar los pagos con el teléfono.

Pero, ¿qué ocurre si nuestro terminal no tiene NFC? Es una buena pregunta, ya que no todos los aparatos cuentan con esta tecnología, sobretodo los de gama media-baja. Para ello existe otra solución: resulta que existen pegatinas NFC, las cuales las ponemos en la parte trasera y le otorgan al aparato esta funcionalidad. Se pueden comprar tanto por internet, al igual que las podemos solicitar en el mismo banco, ya que, por lo general, las ofrecen a sus clientes para poderse beneficiar del pago con el móvil. Sabiendo esto entramos en las diferencias por sistema operativo. En el caso de Android no tendremos problemas ya que no existe una limitación por banco. Con que le demos NFC, y tengamos configuradas las preferencias para que conecte con la app correspondiente, es suficiente. El procedimiento entonces es tan simple como poner el teléfono encima del datáfono, justo como hacemos con la tarjeta, mientras está desbloqueado, y procedemos a autorizar el pago. No necesitamos ni abrir la app, de forma automática se nos abrirá una ventana modal comunicando que se va a proceder a hacer una gestión. Si tenemos un reloj inteligente con NFC también lo podemos usar con este fin para que no tengamos que sacar nuestro teléfono del bolsillo.

Pero ahora “viene cuando lo matan”: Apple. Si, una vez más con la manzana tenemos una serie de limitaciones para poder hacer lo mismo, y es que resulta que en España el único banco que ofrece el servicio Apple Pay es el Santander. ¿Por qué? Apple cobra una pequeña comisión al banco cada vez que se efectúa una transacción con su servicio, lo cual ha generado que no todos los bancos decidan dar el paso de entrar en su juego, a excepción del mencionado. Esto nos obliga a abrir una cuenta con ellos si queremos acceder a la operativa previamente descrita únicamente con Apple Pay. Pero no tiene por qué ser así, y todo tiene una explicación, y es que resulta que los iPhone no tienen NFC abierto, es cerrado a transacciones con el servicio de Apple. Si queremos poder usar el pago con el móvil con sus aparatos necesitamos el sticker pertinente de cada banco. La segunda limitación es que, al necesitar un añadido, el iWatch tampoco lo podemos usar para autorizar pagos a menos que sean con Apple Pay...si, es una lástima que con cosas tan generales Apple siempre quiera tirar por la vía de lo privativo. Es uno de los precios de querer estar dentro de su ecosistema.

Como podéis ver, en realidad no necesitamos una gran infraestructura, o incluso renovar nuestro smartphone, para poder pagar con él. Simplemente un chip NFC, ya sea con un sticker o integrado en el teléfono, una tarjeta de crédito o débito y configurar en las preferencias la funcionalidad. Con todo esto ya estamos listos para empezar a realizar pagos y poder olvidarnos de sacar la tarjeta del bolsillo.

Curso relacionado: Curso Superior de Marketing Online y Comercio Electrónico

Comparte en:

Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones informáticas en la Salle de Barcelona. Trabaja actualmente como desarrollador de aplicaciones para móviles, especialidad en videojuegos.

El auge de la tecnología beacon en las apps
25/03/2020
Jordi Mula

El auge de la tecnología beacon en las apps

El posicionamiento, la ubicación y la geolocalización son elementos cada vez más integrados en el desarrollo de aplicaciones. La geolocalización en exterior es un ...

¿Qué debe aportar el cliente para desarrollar una app?
27/02/2020
Jordi Mula

¿Qué debe aportar el cliente para desarrollar una app?

En muchas ocasiones el cliente por desconocimiento no sabe qué datos o elementos debe proporcionarnos para poder generar ese plan de asesoramiento inicial, vamos a ve...

Que es una game jam y que se puede esperar de una sesión
13/02/2020
Jordi Mula

Que es una game jam y que se puede esperar de una sesión

El mes pasado fue la Global Game Jam, y con motivo de este evento internacional que se da lugar en diferentes países y en diferentes sedes, vamos a hablar un poco sob...