¿Tu negocio necesita una app? Valoramos pros y contras
13/10/2016

¿Tu negocio necesita una app? Valoramos pros y contras

Desarrollo de apps

En el post anterior comenté porqué es importante mejorar la velocidad de nuestra web cuando el target objetivo son las plataformas móviles, y en un instante mencioné que, según la naturaleza del negocio, el proyecto e incluso de lo que queremos ofrecer, podría ser interesante hacer una app, pero lo dejé para otro momento ya que es un tema que merece un post para él solo. Hoy quiero profundizar un poco más en ello ya que también es interesante saber cuando debemos aventurarnos a ello o cuando darnos cuenta que no es necesario, y de hecho compartiré con vosotros una experiencia personal real en desarrollo de la cual nunca estuve demasiado a favor y por qué. De modo que vamos allá.

Una app para nuestro negocio, ¿es buena idea?

Es una pregunta que actualmente varias empresas pueden formularse vista la tendencia por la que pasan muchas de ellas. Pero decidirse a ello va a depender de varios factores, de los cuales el más importante es la naturaleza de nuestro negocio. Por ejemplo, algunas veces se decide hacer una app únicamente con el propósito de tener un catálogo de nuestros productos, sean del campo que sean, pero sin posibilidad de solicitarlos. Pensadlo fríamente: ¿realmente un usuario va a querer gastar espacio de su memoria en el teléfono para ello? Spoiler: no. Lo último que necesita es tener una app “inútil” merodeando por ahí. En esta situación lo más correcto es hacer una aplicación web, aquella que vive en el servidor como una página web optimizada hasta la saciedad para que un móvil la pueda mostrar sin problemas de interfaz ni de usabilidad. Pensad que hacer una app tiene un coste, y no es precisamente bajo, por lo que debemos pensar bien si es necesario invertir en ello.

Ahora bien, si por el contrario nuestro negocio tiene alguna característica que implique: 

  • venta de productos
  • beneficios exclusivos a usuarios registrados
  • contratación de algún servicio
  • información útil para tener a disposición incluso si no tenemos conexión
  • geolocalización de algún tipo

u otros ejemplos similares, entonces sí debemos plantearnos hacer una aplicación. Va todo muy ligado al tipo de negocio que tenemos y cómo queremos potenciarlo, ya que como bien decía en el otro post, un gran porcentaje de usuarios usa dispositivos inteligentes, o smart devices como se les llama, para realizar este tipo de tareas. Por ejemplo, si queréis pedir comida a domicilio y tenéis la app de algún servicio que se encargue de esto, ¿no es más rápido y útil usar la aplicación? Por varias razones:

1.es más rápido que abrir el navegador y entrar a la web

2.una app está preparada para funcionar correctamente en un dispositivo móvil

3.los datos de usuario ya están guardados. En web, cuando las cookies caducan el registro se pierde y se debe realizar de nuevo

Por lo tanto obtenemos velocidad, sencillez y optimización al otorgar al usuario un app móvil.

Pero hay algo que no debemos hacer: caer en el error de pensar en que si hacemos una buena página web, muy adaptada a las pantallas móviles, etc, pensar que es suficiente. Y esto es algo que se ha dado de manera real, por experiencia propia: en uno de los trabajos en los que he estado, una empresa quería usar un recurso de las aplicaciones móviles llamado “webview”, que básicamente es una actividad que hace de vista web, como indica el nombre, con una dirección predeterminada, y luego vitaminarla para sacar partido de otros recursos del móvil como la geolocalización o bases de datos. Aquí existen varios problemas, pero el principal es que si la web, por alguna razón, falla, la app no funciona y te muestra el mensaje de error. Eso, creédme, es de lo más cutre y poco profesional que me han hecho hacer en toda mi vida. Era evidente que esta empresa necesitaba una aplicación, pero no de este modo, por lo que no cometáis el mismo error. Una app se hace precisamente para no tener que depender de vuestra web en ningún momento, son opciones que funcionan por separado.

Así que, recapitulando, ¿vuestro negocio necesita una app? Valorad, sobretodo, si hay algún tipo de recompensas por usuario, datos que queréis mantener vivos incluso offline y si necesitáis recursos como GPS o bases de datos para ofrecer un servicio de mayor calidad, y si veis que es así, adelante con ello. El usuario final siempre va a preferir que exista una aplicación móvil para poder hacer los encargos que tener que usar el navegador, ya que una web no funcionará mejor. Podrá estar más o menos optimizada, pero, si la app está bien construida, no será mejor opción, desde luego.

¿Qué tipo de negocio tienes?¿Crees que necesitas una app?

Curso relacionado: Curso de Desarrollo de Aplicaciones para Móviles

Comparte en:

Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones informáticas en la Salle de Barcelona. Trabaja actualmente como desarrollador de aplicaciones para móviles, especialidad en videojuegos.

El auge de la tecnología beacon en las apps
25/03/2020
Jordi Mula

El auge de la tecnología beacon en las apps

El posicionamiento, la ubicación y la geolocalización son elementos cada vez más integrados en el desarrollo de aplicaciones. La geolocalización en exterior es un ...

¿Qué debe aportar el cliente para desarrollar una app?
27/02/2020
Jordi Mula

¿Qué debe aportar el cliente para desarrollar una app?

En muchas ocasiones el cliente por desconocimiento no sabe qué datos o elementos debe proporcionarnos para poder generar ese plan de asesoramiento inicial, vamos a ve...

Que es una game jam y que se puede esperar de una sesión
13/02/2020
Jordi Mula

Que es una game jam y que se puede esperar de una sesión

El mes pasado fue la Global Game Jam, y con motivo de este evento internacional que se da lugar en diferentes países y en diferentes sedes, vamos a hablar un poco sob...