29/06/2016

La usabilidad de tu app puede marcar la diferencia entre éxito o fracaso

Desarrollo de apps

La usabilidad, ese eterno desconocido. Varias han sido las veces que he insistido en dedicar una parte de nuestros recursos que reservamos para el proyecto a ello, por varias razones, pero ¿hasta qué punto puede ser decisivo para que un usuario escoja nuestra app por encima de las demás?

La usabilidad determina tu calidad

Vale, no es del todo cierto y es jugar un poco sucio. Pero no voy mal encaminado con esta afirmación y, de hecho, es una media verdad. En otras palabras, ¿de qué sirve que tengáis una gestión de datos perfecta si luego la interfaz no la entiende nadie?

Como anteriormente ya os he hablado de back-end y front-end, puedo abordar esta pregunta de manera más técnica. Cuando carecemos de experiencia a la hora de diseñar interfaces, pero tenemos claro como se estructuran los datos en una aplicación, web o software en general, se da la situación de que tenemos un back-end muy bien formado...mientras que la interfaz acaba por tener flaquezas que dificultan la navegación por ella y eso no es lo que queremos para nuestro producto por nada del mundo, desde luego.

Sencillez

Pensad que el éxito de la usabilidad hace que los usuarios estén satisfechos, lo que hará que el boca a boca se potencie. Muchas veces me encuentro con aplicaciones sencillas que únicamente se dedican a recortar una foto y ponerle fondos y estrellas. Una tarea fácil, ¿verdad? Ni siquiera hay tratamiento de datos. Pues cual es mi sorpresa descubrir que la interfaz es un auténtico desastre sin lógica. Un caos, vaya...No debemos infravalorar nuestro software por muy sencillo que sea, dedicando el mismo tiempo a la interfaz que le daríamos a algo más “serio”. ¿Por qué?

Ejemplo: Mi madre, una mujer de mediana edad, se descargó una aplicación para recortar fotos y poder compartirlas, gratuita la cual se alimentaba de la reproducción de anuncios. Hasta aquí todo bien, nada fuera de lo normal. Pero a los minutos de descargarla vino a pedirme ayuda porqué no se aclaraba. ¿Os acordáis de esas viejas páginas web de principios del 2003? Fue como regresar al pasado: un fondo sin sentido que parecía una foto de Google imágenes, provocando confusión al identificar el resto de elementos (botones, etc), los anuncios...no funcionaban. Pinchabas para cerrarlos y la App se colgaba; las herramientas para poder editar no eran claras y el botón de “compartir” ni siquiera era el símbolo estándar que usan millones de aplicaciones que podéis encontrar ahí fuera. En resumen, un fracaso de aplicación.

Y es que así es como debéis pensar a la hora de diseñar una interfaz: “¿mi madre me preguntaría como funciona esto al usarlo? O será capaz de desenvolverse sola?”. Es más, muchas veces se recomienda hacer los test de usabilidad a personas con poca experiencia con la tecnología precisamente para superar este punto.

Intuición

Las interfaces deben ser intuitivas y, si bien este adjetivo nace en parte de la experiencia al usar otras apps, webs o software en general, el proceso de aprendizaje es más natural. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que es posible que al usuario se le deba guiar una o dos veces, pero una vez entiende el patrón su cerebro reacciona por inercia. Es por eso que se establecen estándares cuando se señalizan funciones, y es por eso que “compartir” tiene el mismo símbolo en todos lados, el menú en Android son tres barras posicionadas de manera horizontal una encima de la otra o que “Internet” en general es una bola del mundo. Nunca ha sido una casualidad que esta señalización se repitiera en distintos terminales o sistemas operativos. La razón de ser es la intuición que ha creado la industria con los años. Unos patrones que se han decidido previamente, formando unas reglas no escritas entre diseñadores y desarrolladores para beneficiar al usuario final.

Y son este seguido de reglas a las que debemos atenernos, porqué lo que más odia el usuario es el sentimiento de “¿cómo hago esto? ¿donde estoy? ¿de donde vengo?”, que pese a que parezcan preguntas existenciales de la humanidad, determinan la existencia de vuestra aplicación en sus vidas. Si no se saben responder de manera clara por parte del usuario mientras está haciendo uso del software, daros por muertos, ya que en los mercados de aplicaciones existen los efectos bola de nieve: es posible que al principio se vaya usando, pero a la que se detecten todos estos fallos, se deja constancia en los comentarios y reviews y los próximos usuarios que pasen por ahí ni siquiera os darán la oportunidad, por lo que fracasaréis incluso antes de ser usada la app.

En conclusión, sea grande o pequeño vuestro proyecto, por favor, dedicad una parte de los recursos a hacer unos buenos test de usabilidad y organizar bien la interfaz. Dedicad todo el tiempo que haga falta en esto, porqué ya veis que por mucho que el resto de la lógica esté bien creada, lo que entra por los ojos es lo que vende.

Curso relacionado: Curso de Desarrollo de Aplicaciones Móviles 

 

 

Comparte en:

Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones informáticas en la Salle de Barcelona. Trabaja actualmente como desarrollador de aplicaciones para móviles, especialidad en videojuegos.

El auge de la tecnología beacon en las apps
25/03/2020
Jordi Mula

El auge de la tecnología beacon en las apps

El posicionamiento, la ubicación y la geolocalización son elementos cada vez más integrados en el desarrollo de aplicaciones. La geolocalización en exterior es un ...

¿Qué debe aportar el cliente para desarrollar una app?
27/02/2020
Jordi Mula

¿Qué debe aportar el cliente para desarrollar una app?

En muchas ocasiones el cliente por desconocimiento no sabe qué datos o elementos debe proporcionarnos para poder generar ese plan de asesoramiento inicial, vamos a ve...

Que es una game jam y que se puede esperar de una sesión
13/02/2020
Jordi Mula

Que es una game jam y que se puede esperar de una sesión

El mes pasado fue la Global Game Jam, y con motivo de este evento internacional que se da lugar en diferentes países y en diferentes sedes, vamos a hablar un poco sob...