Diez claves para ahorrar en tus finanzas después de las vacaciones
31/08/2018

Diez claves para ahorrar en tus finanzas después de las vacaciones

Finanzas

La cuesta de septiembre es casi más pronunciada que la de enero para nuestras finanzas. Cómo afrontar estas semanas debería de ser más fácil con las claves que hoy os ofrecemos.

 

Para tener una economía doméstica saneada es necesario equilibrar nuestras finanzas después del caos en el que la sumimos después del período estival. Aquí van nuestras 10 principales recomendaciones:

 

1. Analiza en qué estado están tus finanzas después del verano. Cuánto gastaste, cuánto te pasaste de presupuesto, cuántos cargos de la tarjeta de crédito te quedan por llegar. Así mismo, analiza cuál será tu plan de tesorería de los próximos meses: los cobros y los pagos ineludibles que tendrás.

 

2. Una vez hayas listado todos tus gastos clasifícalos en diferentes categorías en función de si son gastos básicos, intermedios o superiores. Básicos serían aquellos de vivienda, suministros y alimentación. Intermedios serían aquellos “básicos plus”, como tarifas de móvil y sus gigas para navegar por internet de manera itinerante, algunas compras más de capricho de supermercado, etc. Y los superiores serían aquellos gastos más superfluos, de los cuales podrías prescindir perfectamente. Aquellos relacionados con viajes, ocio, restauración, etc.

 

3. Empieza por los gastos más superfluos. Sé consciente de cuánto te gastas en ellos y redúcelos. No se trata de que elimines de un plumazo todo el ocio de tu vida. Se trata de reducirlos y de reconducir algunos de tus hábitos. Algunos ejemplos:

a. Haz un listado de las prendas de ropa que necesites, evita ir de tiendas sin tener claro el objetivo. 

b. Lleva el tapper al trabajo. Además de ahorrar, podrás controlar mejor que sigues una dieta saludable y ligera, lo cual le vendrá bien a tu cuerpo después de los excesos veraniegos.

c. Cambia algunas opciones de ocio pagando por otras gratuitas: hazte socia de la biblioteca y vete a leer a un parque, visita museos (muchos de ellos tienen entrada gratuita), etc.

d. Valora si eres un socio del gimnasio o un patrocinador que apenas va. Si no vas, date de baja y empieza a hacer deporte al aire libre.

 

4. Sigue por los gastos intermedios. Fíjate en los suministros no básicos como el teléfono o internet y en los gastos bancarios, entre otros. 

a. Estudia las ofertas de telefonía fija, móvil e internet. Mira qué proveedor te da la mejor oferta en función de tus necesidades. Reflexiona sobre cuántos gigas necesitas de datos.

b. ¿Pagas comisiones de mantenimiento de tu cuenta corriente?, ¿te cobra tu entidad financiera por realizar transferencias o por sacar dinero de cajeros automáticos de otros bancos? Aunque seguramente serán pequeñas cantidades, recuerda que la suma de lo pequeño siempre da una cifra grande.

 

5. Y finaliza el repaso por los gastos básicos. Aunque es difícil ahorrar en suministros y en la cesta de la compra, no es imposible. Veamos algunos ejemplos a través de la reflexión sobre las siguientes preguntas:

a. ¿Vas al supermercado con una lista de la compra clara?

b. ¿Compras marcas blancas de la misma calidad o te dejas llevar por impulsos en el supermercado?

c. ¿Tienes descuentos de hipermercados, ofertas o bonos?

d. ¿Has pensado sobre qué potencia tienes contratada de luz, quizá es demasiada para lo que necesitas?

e. ¿Piensas antes de poner el lavavajillas o la lavadora si estás en los tramos más baratos del suministro de la luz en cuestión?

 

6. Ahorra en el transporte. Este gasto, dependiendo de su objetivo, podría estar en la clasificación de los básicos, pero también en los intermedios o en los superfluos. Veamos algunos consejos para ahorrar con ellos:

a. Utiliza el transporte público. Además de ahorrar tiene réditos en términos de mejora del medio ambiente.

b. Si te encaja, ahorra aún más y ¡dale a los pedales!: utiliza la bicicleta si el itinerario es accesible y relativamente seguro.

c. Usa la economía colaborativa y utiliza el transporte privado compartido o similar.

 

7. Utiliza algún sistema de control de gastos. Hay múltiples apps que te facilitan este control. Además, si eres de los de papel y boli puedes utilizar la libreta Kakebo, un modelo japonés para gestionar la economía doméstica.

 

Hasta aquí hemos hablado de cuestiones relacionadas con los gastos. Veamos tres últimas recomendaciones rápidas centradas en los ingresos:

 

8. Haz un plan de ahorro con tus excedentes, busca una mejor remuneración bancaria para ellos o para el dinero que tienes a la vista.

 

9. Búscate un pequeño pluriempleo que te ayude a equilibrar tus finanzas: quizá una pequeña contabilidad que llevar, un diseño gráfico que hacer, unas clases particulares, etc.

 

10. Repasa entre el pack de ayudas estatales, autonómicas y locales si puedes acogerte a alguna de ellas.

 

Sólo poniendo en práctica tres o cuatro de estas recomendaciones sanearás tus finanzas de manera muy rápida. ¿Te animas?

 

 

Curso relacionado: Curso superior de Gestión Financiera 

Para tener una economía doméstica saneada es necesario equilibrar las finanzas después de las vacaciones analizando en que estado están después del verano, clasificándolas y observando en que se puede ahorrar. Después utiliza un sistema de control de gastos para procurar no volver a pasarte durante el año. 

Comparte en:

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universitat Pompeu Fabra. Posgrado en Fiscalidad y Tributación. Dedicada al mundo de la asesoría externa, asesorando los emprendedores.

¿Es seguro invertir en criptomonedas?
14/11/2018
Susana Chamorro

¿Es seguro invertir en criptomonedas?

Las criptomonedas son monedas virtuales, pueden tener muchas ventajas e inconvenientes puesto que son monedas no tangibles y pueden utilizarse de muchas maneras posibl...

Razones por las que estudiar bolsa e inversión
04/09/2018
Susana Chamorro

Razones por las que estudiar bolsa e inversión

En épocas en las que el tipo de interés es bajo muchas personas optan por poner sus ahorros en inversiones en bolsa.

Cómo hacer un estudio de viabilidad para emprender en un negocio
05/07/2018
Susana Chamorro

Cómo hacer un estudio de viabilidad para emprender en un negocio

Un business plan, plan de empresa, plan de negocio o estudio de vaibilidad es una herramienta básica en el proceso de creación de una empresa.