27915

Entrevista: ¿qué es el fondo de maniobra y cómo se calcula?

Entrevista: ¿qué es el fondo de maniobra y cómo se calcula?

En el post de hoy vamos a entrevistar a Xavier Navarro, Diplomado en Ciencias Empresariales y especializado en funciones de Control y Gestión financiera y contable. Xavier nos explicará las principales características del fondo de maniobra mediante una serie de preguntas que nos ayudarán a estructurar y entender mejor esta figura contable.

Antes de empezar directamente con el estudio de esta figura, debemos hacer referencia al Principio de Fondo de Maniobra. Mediante el mismo, se busca que el activo corriente llegue a ser mayor que el pasivo corriente, de manera que se cree una seguridad de que la empresa podrá hacer frente en un futuro a posibles desajustes. Así pues, se pretende que los recursos permanentes financien en una pequeña parte del activo corriente, para no tener que depender al cien por cien de créditos a corto plazo que aprietan a la tesorería de la sociedad. Como primera idea principal pues, debéis extraer que la parte que se financia con activos permanentes es el denominado fondo de maniobra.  

¿Qué mide el fondo de maniobra?

Entrevista: ¿qué es el fondo de maniobra y cómo se calcula?

 

 

 

 

 

El fondo de maniobra viene dado por la diferencia entre al activo corriente y el pasivo corriente. Es muy importante que de todo el post os quedéis con este concepto ya que es la clave para su entendimiento. Para que lo entendáis mejor, debéis saber que el activo corriente está formado por las existencias, la tesorería, y de forma general, por cualquier activo cuya característica principal sea la liquidez. El pasivo corriente, a su vez, está formado por las obligaciones de pago a corto plazo, es decir, todas aquellas obligaciones de pago que la empresa deberá afrontar en un período máximo de 1 año.

¿Cómo se calcula?

Como hemos indicado en el punto anterior, la fórmula básica para calcular el fondo de maniobra se estructura de la siguiente forma:

FONDO DE MANIOBRA= ACTIVO CORRIENTE – PASIVO CORRIENTE

A parte de la fórmula básica que veis en el cuadro, debéis tener en cuenta que para calcularlo es necesario tener en cuenta el período medio de maduración de la empresa. Cuanto mayor sea dicho período, mayor será el fondo de maniobra necesario.

Por si no conocéis este concepto, el período medio de maduración consiste en el tiempo que tardan las mercancías en convertirse en un activo líquido. Si calculamos dicho período, vamos a poder conocer cuáles son las necesidades de liquidez de la empresa que estamos analizando. Cada empresa tendrá un fondo de maniobra óptimo o ideal distinto en función de varios factores como pueden ser el tamaño de la misma, el tipo de producto que fabrica, el tiempo necesario para producirlo, etc. Una vez se ha obtenido, sabremos cuánto tiempo necesita cada sociedad para atender sus pagos necesarios mediante capitales distintos a los que provengan de las ventas, debiendo cubrir dichos gastos con capitales permanentes hasta que se haya superado el período medio de maduración que habremos calculado previamente.

¿Cuál es la estructura óptima de un balance?

Como estamos hablando del fondo de maniobra y de la estructura óptima en el balance, debemos tener muy presente las partes que forman el activo de la empresa.

  • Existencias: se trata de los activos que deben destinarse a ser vendidos o de aquellos activos que se van a utilizar para ser consumidos dentro del proceso de producción.
  • Realizable: se trata del saldo deudor a corto plazo, es decir aquel que se convertirá en disponible en menos de un año.
  • Disponible: dentro del disponible, son los activos más líquidos e incluye la tesorería.

Así pues, la estructura óptima se producirá cuando el disponible y el realizable sean más o menos igual al pasivo corriente. Debe unírsele, además, la condición de tener un realizable y un disponible lo suficientemente altos como para poder hacer frente a las deudas a corto plazo. Es muy importante, como veis, que la empresa pueda hacer frente a sus pagos a corto plazo sin que deba tirar de los recursos permanentes, pero teniendo en cuenta que tener una gran cantidad de efectivo sin darle ningún uso en concreto también resulta perjudicial.

¿Por qué es importante mantener un fondo de maniobra positivo?

Se considera que una empresa es solvente y puede seguir haciendo frente a sus pagos cuando su fondo de maniobra es positivo. Cuando mayor crezca el fondo de maniobra, mejor será la situación de liquidez inmediata de la empresa. Recordad siempre, que tener una gran cantidad de dinero en efectivo, como hemos indicado en el punto anterior, también puede representar un problema. Por lo tanto, cuando el fondo de maniobra es negativo, la empresa no podrá asumir sus obligaciones de pago teniendo un problema de liquidez inmediato.

¿Un fondo de maniobra negativo indica siempre que hay un problema de liquidez?

No siempre que la empresa tenga un fondo de maniobra negativo significará que la misma tenga problemas de liquidez. Hay empresas que tienen un ciclo de vida de sus existencias muy corto, desde que fabrican su producto hasta que lo venden, incluso de pocos días. Aun así, el plazo de pago a sus proveedores suele ser entre 80 y 90 días, de manera que el pasivo corriente superará las existencias y derechos de cobro sin que ello refiera que la empresa tiene problemas de solvencia. Una de las empresas más famosas que actúa de esta manera, que todos conocéis, y obviamente no tiene problemas de solvencia, es Inditex.

Como veis, mediante todas las cuestiones hemos ido conformado la estructura del fondo de maniobra y sus principales características.

¿Creéis que el fondo de maniobra es una variable real de la situación de las empresas? 

 

Si quieres formate en esta temática, te recomendamos el Curso Superior de Contabilidad Financiera. 

Xavi Navarro

Diplomado en ciencias empresariales, estudios empresariales por la Universidad de Barcelona. Especializado en funciones de control y gestión financiera y contable.