El escándalo de las SICAV: sociedades de inversión de capital variable

El escándalo de las SICAV: sociedades de inversión de capital variable

Hoy vamos a hablar de un tema que se ha hecho muy famoso en los últimos días, haremos referencia al escándalo de las SICAV, las sociedades de inversión de capital variable.

Os sonará por las noticias que hace unos días dimitió el eurodiputado Willy Meyer, cabeza de lista de  IU al Parlamento Europeo, tras conocerse que entre 2004 y 2009 participó en un fondo voluntario de pensiones de la Eurocámara gestionado por una SICAV —una sociedad de inversión de capital variable con bajísima tributación— con sede en Luxemburgo.

El porqué del escándalo de las SICAV

Capital mínimo de 2,4 millones de EurosPero seguro que muchos de vosotros os estaréis preguntando, ¿qué es una SICAV? Pues bien, las sociedades de inversión de capital variable suelen ser los instrumentos preferidos por las grandes fortunas donde invertir su patrimonio, esto es así porque este tipo de sociedades tienen una tributación muy baja, ahorrándose de esta manera grandes cuantías en lo que a impuestos se refiere. Así pues, en una SICAV las operaciones tributan a un 1% en el Impuesto de Sociedades (recordad que el tipo fijado para este impuesto es ni más ni menos que de un 30%). Como es lógico, la siguiente pregunta que os puede venir a la mente es, ¿y entonces, por qué no gestionamos todos nuestro patrimonio a través de este tipo de sociedades?, pues porque como en casi todas las ocasiones, para poder tener nuestro dinero en una sociedad de inversión se deben cumplir una serie de requisitos:

  • Y mínimo 100 partícipes, aunque sea uno de ellos el que aporte la gran mayoría de capital.

La reforma fiscal respecto a las SICAV

Entendiendo pues, a grandes rasgos, qué es una SICAV, hablemos un poco de su papel en la última reforma fiscal planteada por el Gobierno, aprovechando que hace unos días os hablé de tal reforma. A partir de esta reforma Hacienda obligará a todos los españoles que tengan SICAV a tributar en su IRPF al marginal máximo, ya que hasta ahora solo tributaban en el tipo del ahorro (30 puntos menos), y sólo si obtenían plusvalías y las hacían líquidas. Con esto el Gobierno quiere conseguir tanto transparencia fiscal como endurecer el marco fiscal del capital español en el extranjero y así atraer a estos contribuyentes a España.

Espero que gracias al post de hoy entendáis un poco mejor el porqué del revuelo de estos últimos días con el escándalo de las SICAV y por qué, aunque totalmente legales, resultan bastante polémicas para todos aquellos que no podemos permitirnos tener nuestro capital depositados en ellas.