¿Qué debes saber del Impuesto de Sociedades?

¿Qué debes saber del Impuesto de Sociedades?

En el post de hoy vamos a hablar sobre el Impuestos de Sociedades, para que conozcáis mejor la metodología de este impuesto, cómo afecta a las Empresas, el período en que se devenga, y como debemos liquidarlo. Pensad que es fundamental saber cómo funciona el mismo, ya que es un tributo con el que deben lidiar las empresas durante su vida operativa.

¿Qué es el Impuesto de Sociedades?

El Impuesto de Sociedades tiene unas características principales que vamos a enumeraros para que conozcáis mejor su dinámica:

  • Se trata de un tributo de carácter directo, lo que esto significa es que grava la renta que obtienen en un período impositivo, que normalmente es de un año natural.
  • Se define en la ley como un tributo de carácter personal, grava a una persona jurídica determina, en nuestro caso la sociedad que debe hacerse cargo del tributo.
  • Además de las dos características anteriores se trata de un impuesto de devengo periódico, es decir, se van estableciendo momentos durante el año en los que vamos liquidando la obligación de pago con la Agencia Tributaria.

Esquema del Impuesto

Es muy importante que conozcáis el esquema del Impuesto ya que es donde deviene el resultado negativo o a pagar a Hacienda.

Al resultado de la empresa debemos ir restando una serie de conceptos para acabar conociendo cual es el resultado del Impuesto sobre Sociedades.

Compensación de Bases Imponibles Negativas

Una vez conocemos el resultado de la empresa bruto durante el año debemos restar las Bases Negativas de años anteriores, de esta manera le restamos al resultado contable las bases que no nos hemos podido descontar en años anteriores. Como en este tributo, hacienda no nos devuelve el dinero si el resultado es negativo, nos permite deducirlo en el futuro.

Deducción para evitar la doble imposición internacional

Otra de las cantidades que podemos deducir al resultado contable bruto es aquello que hemos pagado en el extranjero por el mismo impuesto, ya que si no se produce una doble imposición para la persona jurídica. Para evitarlo, es por lo que se ha creado la deducción para evitar la doble imposición internacional, de manera que evitemos la injusticia de ser doblemente gravado con el tributo.

El tipo de gravamen

Es fundamental que conozcáis el tipo de gravamen que se aplica en cada una las sociedades, no todas las personas jurídicas deben aplicar el mismo tipo de gravamen es por eso que vamos a ir desglosando cada uno de ellos:

  • Tipo impositivo general del 25%: antes era del 30% pero desde el año 2016 con carácter general es del 25%.
  • Tipo del 15%: Se establece un tipo reducido del 15% para nuevos emprendedores que será aplicable durante dos años. Se aplicará este tipo en el primer ejercicio positivo, es decir en aquel año en que debamos pagar el impuesto ya que muchas veces al iniciar una empresa los resultados son negativos. Así pues, empezamos a contar los dos años una vez tengamos un resultado positivo.

Estos son los dos tipos de gravámenes principales, pero en la página web de la Agencia Tributaria tenéis disponible todo el cuadro con los diferentes tipos impositivos según la empresa de que se trate.

Bonificaciones

Existen dos tipos de bonificaciones contempladas en la Ley:

  1. Bonificaciones por rentas que se hayan obtenido en los territorios de Ceuta y Melilla: se aplica una bonificación del 50% para aquellas entidades que tengan su domicilio fiscal en estos territorios, y que realicen su actividad desde los mismos.
  2. Bonificación por prestación de servicios públicos: se aplica una bonificación del 99% para aquellas sociedades que presten servicios públicos.

Pagos fraccionados

Los pagos fraccionados tienen como finalidad anticipar el impuesto antes de llegar al final del ejercicio. En la Ley se establece tres momentos en los que deben realizarse los pagos fraccionados, en concreto en abril, octubre y diciembre. Para ello se descarga durante el año del peso que puede tener el Impuesto sobre Sociedades sobre la sociedad.

Retenciones e ingresos a cuenta

Se trata de las obligaciones de las empresas de retener o ingresar a cuenta del impuesto, en relación a una serie de operaciones que resultan ser las siguientes:

  • La cesión de terceros de capitales propios, es decir los beneficios que obtenemos de las entidades financieras.
  • Los premios que puedan ganar de rifas, concursos, etc.
  • Las contraprestaciones a sus administradores.
  • Las rentas procedentes de la cesión de los derechos de imagen o propiedad intelectual.
  • Las rentas procedentes de arrendamientos o subarrendamientos de inmuebles urbanos.

Como veis, el Impuesto sobre Sociedades tiene muchos matices y es por ello que es importante que lo conozcáis, al menos sus características principales, ya que se trata de una de las obligaciones principales de las Empresas ante la Agencia Tributaria.

¿Creéis que el Impuesto grava la capacidad de pago real de las empresas? ¿Conocíais todos los matices de este tributo?