El tipo de interés negativo. ¿Tiene sentido invertir?

El tipo de interés negativo. ¿Tiene sentido invertir?

En el post de hoy vamos a hablar del interés negativo, qué es, y si tiene sentido gastar nuestros ahorros en invertir en él.

¿Qué es el tipo de interés negativo?

Normalmente, cuando hablamos de interés negativo, nos estamos refiriendo a la deuda pública, los Estados están emitiendo sus bonos y letras a un tipo de interés negativo, es decir, se puede considerar prácticamente que los inversores les están pagando por gestionar la deuda. Es una situación extraña y fuera de lo común pero que se está convirtiendo en una realidad.

Causas del tipo de interés negativo

Exceso de liquidez

Una de las causas con la que nos encontramos hoy en día es la gran cantidad de liquidez que circula en el mercado como consecuencia de la crisis económica. Este exceso viene dado porque los bancos emiten nueva moneda para poder hacer frente al pago de deuda pública, de manera que, se crea la falsa esperanza de que el mercado va a mejor, cuando por el contrario lo único que se consigue con ello es tener un exceso de dinero líquido en el mercado que hace devaluar el tipo de interés.

Exceso de liquidez y deuda pública

Unido al exceso de liquidez nos encontramos con el problema de donde utilizar el dinero producido por la misma. Es importante en este punto que entendáis que poseer de mucha liquidez no es señal de una economía saneada. Esto es así porque cuando una economía tiene inversores con mucho dinero en efectivo, pero no suficientes sitios donde invertir este dinero, lo van a depositar en un banco, que a su vez lo depositará en sus cuentas. Se crea un círculo vicioso de donde tan solo puede salir una situación donde el tipo de interés se va desplomando hasta resultar negativo.

Nacimiento del tipo de interés negativo

Cuando ya habéis entendido toda la dinámica del interés negativo es cuando apreciaréis como nace el mismo. Cuando se emiten bonos públicos para hacer frente a la deuda, va aumentando liquidez como hemos explicado y, por lo tanto, incrementando el tipo de interés negativo que cobran a los bancos por permitirles depositar el dinero sobrante. El tipo de interés negativo. ¿Tiene sentido invertir?

Repercusiones en las inversiones

Un tipo de interés negativo puede ser un golpe de inyección en las economías de los diferentes países después de la crisis económica que se inició en el 2008. Esto es así porque cuando baja el tipo de interés de la deuda pública, también lo hará para los inversores, consiguiendo con ello que la economía se reactive.

Consecuencias negativas

Una de las consecuencias negativas que puede traer los tipos de interés negativos es perjudicar a los pequeños ahorradores. Puede ser que a las grandes empresas que compran títulos a un tipo de interés negativo les interese comprar muy bajo, e incluso financiar con su compra al Estado con la idea de obtener recursos a largo plazo, pero a los pequeños ahorradores los tipos negativos puede darles una falsa sensación de inflación y buena salud del mercado que solo esconde una futura crisis bajo una columna de humo. Donde más afecta a las personas de a pie este tipo de interés es en la compra de la vivienda, las personas con más dinero aprovecharán esta situación para adquirir inmuebles, pero en cambio los pequeños ahorradores verán reducida su financiación al ser el interés negativo en cualquier tipo de crédito, cosa que dificultará la compra de una vivienda.

Inflación

En todo el post estamos dándole vueltas al tema de la inflación, ya que un tipo de interés negativo puede parecer un incentivo para la economía tan solo está escondiendo una situación inflacionarias. Lo único que se consigue con un tipo de interés negativo es una falsa realidad de aumento de crédito, para en el fondo generar un mayor gasto.

Es fundamental que veáis que los tipos de interés negativos son un arma de doble filo muy peligrosa para las economías globales, si bien pueden tener efectos positivos ayudando a crear inversiones, puede también generar una sensación de bonanza que es tan solo un momento de inflación en el mercado. Esta inflación puede tener consecuencias negativas al generar un mayor gasto para los pequeños ahorradores que cuando vuelvan a subir los tipos de interés no podrán asumir.

Curso relacionado: Curso Superior de Gestión Financiera