El consumo colaborativo para emprendores
04/08/2016

El consumo colaborativo para emprendores

Gestión de Empresas

Últimamente se oye mucho la expresión consumo colaborativo. Hoy veremos qué es, de dónde surge y cómo se utiliza en la actualidad. Además, conoceremos ejemplos sobre cómo pueden sacar provecho del consumo colaborativo los emprendedores.

Qué es el consumo colaborativo

El consumo colaborativo se basa en el intercambio, el uso compartido, el alquiler o fórmulas similares de reutilización de un producto o un servicio. Cubre una necesidad de una manera diferente a la de la propiedad individual clásica. En el consumo colaborativo priva el tener acceso al bien en lugar de poseerlo.

Aunque siempre ha existido una u otra forma de consumo colaborativo, y ya desde la década de los 70’s se utilizaba, fue en 2007 cuando Ray Algar lo puso de moda a través de su artículo Consumo Colaborativo. Sin embargo, no hay duda de que su verdadera eclosión se ha dado a raíz de la crisis donde las dificultades económicas de parte de la población, la necesidad de un cambio hacia un modelo más ético y sostenible de economía y el incremento del sentimiento de hacer comunidad ha conducido al éxito del consumo colaborativo. Así, los atributos del consumo colaborativo pasan por ser un consumo más: racional e inteligente (se consume lo que se necesita por el tiempo que se necesita… por ejemplo, alquilamos un taladro para dos días porque hemos de montar unas estanterías), sostenible (se minimizan los residuos fomentando la reutilización de las cosas, por ejemplo, comprando ropa en un mercado de segunda mano), ético (por la suma de atributos anteriores y porque el consumo colaborativo suele llevar consigo algún sello de buenas prácticas laborales, sociales y/o medioambientales) pero también económico (es más barato que su producto sustitutivo tradicional).

Tres ejemplos de consumo colaborativo muy extendido son:

  • Bicing. Tal y como se explica en su propia web, Bicing “es el transporte urbano basado en el uso compartido de la bicicleta. Un servicio sencillo, práctico y sostenible que puedes utilizar en tus trayectos por la ciudad. Para ir donde quieras y cuando quieras, sin humos ni ruido”.
  • Blablacar. Una iniciativa de consumo colaborativo que pone en contacto conductores con pasajeros para compartir coche.
  • Chicfy. Una especie de mercadillo on line donde comprar y vender ropa de segunda mano entre particulares.

Cómo pueden utilizar los emprendedores el consumo colaborativo

  • En primer lugar, puede ser que el proyecto de los emprendedores se ubique de pleno en el consumo colaborativo y, por ejemplo, trate de liderar una iniciativa de transporte compartido, de uso compartido de bienes como herramientas y maquinarias de ferretería o que la idea de negocio del emprendedor sea una plataforma para impulsar el consumo colaborativo de una determinada zona geográfica. Es decir, el consumo colaborativo también abre un nicho de mercado específico que se adapta a los cambios sociales a la hora de consumir.
  • Así mismo, los emprendedores necesitan consumir productos y servicios, por lo que pueden beneficiarse del consumo colaborativo como clientes finales. Algunos ejemplos: 
    • Utilizando las iniciativas de transporte compartido para los empleados de las empresas.
    • Ubicándose en espacios de co-working o bien, si el emprendedor tiene un local con mucho espacio, poniendo a disposición de otras personas emprendedoras esos espacios.
    • Comprando o alquilando productos de segunda mano en mercados de consumo colaborativo. Por ejemplo, si necesitamos realizar una sesión de fotos para un catálogo podemos alquilar la cámara por horas, comprar un portátil que se haya puesto a punto pero que no sea nuevo, etc.
  • También podríamos incluir en el espectro más general del consumo colaborativo las distintas fuentes de financiación alternativas como el crowdfunding o el crowdlending…

No todos los sectores económicos han entrado en el consumo colaborativo con la misma fuerza y con los mismos valores. Destacan las iniciativas relacionadas con la movilidad, transporte o turismo como la conocidísima Airbnb o Trip4real, rutas guiadas por gente local. Últimamente también ha despegado el sector textil con la compraventa de ropa y accesorios de segunda mano o la restauración con comidas o cenas en casa también de gente autóctona. Así mismo, cabe resaltar también que estas iniciativas pueden suponer un problema para el sector económico más tradicional pues impactan en varias de sus líneas de negocio. Y, aunque es cierto que es necesario que surja una legislación sobre este nuevo tipo de consumo, también deben estas empresas más tradicionales adaptarse a los cambios modificando sus estrategias comerciales. Un ejemplo de esta adaptación la realizó ya hace años la empresa Decatlon, que inventó el Trocatlon como manera de intercambio entre clientes de sus objetos de deporte que ya no necesitaban.

En definitiva, una nueva manera de consumir que ha llegado para quedarse, que hace necesaria la adopción de una nueva mirada al mercado y de un cambio en las estrategias corporativas.

¿Consumes algún producto o servicio de manera colaborativa?

Curso relacionado: Curso Superior de Gestión de Proyectos

Comparte en:

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universitat Pompeu Fabra. Posgrado en Fiscalidad y Tributación. Dedicada al mundo de la asesoría externa, asesorando los emprendedores.

retención empleados
22/09/2020

Cómo ayuda el Big Data en la retención de los empleados

En el post de hoy explicaremos como puede el Big Data ayudar en la retención de los empleados, un problema grave para las empresas al que se tienen que enfrentar cuan...

Cómo ser consultor técnico de SAP
28/07/2020
Thaís Balagueró

Cómo ser consultor técnico de SAP

Seguramente que te habrás planteado ser consultor técnico de SAP pero sin saber muy bien en que consisten las tareas de un consultor técnico de SAP ni los pasos a s...

innovación gestión talento
12/06/2020
Susana Chamorro

Innovación en la gestión del talento

La gestión del talento es un tema que preocupa en las áreas de recursos humanos, en un mercado laboral cada vez más inestable y en continua transformación como el ...