27757

La importancia de la gestión del rendimiento empresarial

La importancia de la gestión del rendimiento empresarial

El Enterprise Performance Management (EPM), o Gestión del Rendimiento Empresarial es la base que permite a las organizaciones ser más eficientes  y mantenerse por delante de su competencia directa. ¡Especialízate con un curso de gestión empresarial!

Se puede definir el EPM como un conjunto de procesos de gestión, a menudo con el apoyo de tecnología de la información, que ayudan a mejorar las decisiones estratégicas que se llevan a cabo todos los días en nuestro negocio.

De hecho, la gestión del rendimiento empresarial es la tarea más importante de cualquier ejecutivo o gerente que se precie. Un EPM en la empresa debe controlar todos procesos de gestión del rendimiento definiéndolos y comunicando sus estrategias a todos los empleados.

Las principales fases de un EPM  pasan por analizar, planificar, ejecutar  y reportar/monitorear el progreso con el fin de gestionar y mejorar el rendimiento del negocio.

Fases de la Gestión del Rendimiento Empresarial Fases de la Gestión del Rendimiento Empresarial

El modelo básico de gestión del rendimiento empresarial integra los procesos para la definición de objetivos estratégicos, la medición del desempeño, análisis de rendimiento y la presentación de informes, la revisión del desempeño y la alineación de nuestros empleados y la cultura empresarial. Todos ellos se centran en la mejora del rendimiento, que es la premisa central de la gestión del rendimiento.

La gestión del rendimiento empresarial en las principales áreas de la empresa

Los enfoques más avanzados de EPM se integran y alinean con otros procesos y áreas de gestión claves en la empresa, como son por ejemplo:

  • Planificación Financiera: El EPM permite, al integrarse con el presupuesto y la planificación financiera, cumplir con los objetivos y las prioridades de las empresas a asegurándose que los recursos financieros que se gastan se destinan a conceptos que realmente importan.
  • Gestión de Proyectos: La entrega de los proyectos y programas tiene que estar alineada con los objetivos y las prioridades de las empresas con el fin de asegurar que los esfuerzos se centran en lo que más importa. Las actividades (proyectos y programas) deben priorizarse en base a las necesidades estratégicas y por lo tanto tiene que estar alineado con el marco de actuación estratégica de una organización.
  • Gestión de RRHH: Para la mayoría de las empresas sus empleados son sus activos más valiosos y más caros. Al final son las personas las que entregan los proyectos y la aplicación de los planes estratégicos. Al alinear la gestión de los RRHH, incluyendo recompensas y reconocimientos a nuestro personal, dentro del marco de actuación estratégica habremos dado un gran paso hacia adelante.