Guía: Pasos a seguir para crear una empresa

Guía: Pasos a seguir para crear una empresa

En este primer post sobre los pasos a seguir para crear una empresa, veremos lo que podríamos denominar la fase 0: la confección del plan de empresa.

Cómo crear una empresa con el business plan

cómo crear una empresa

Un business plan, plan de empresa o plan de negocio es una herramienta básica en el proceso de creación de una empresa. Tiene una doble utilidad:

  • De manera interna nos permite analizar y reflexionar, de manera sistemática y ordenada, la viabilidad de nuestra idea de negocio. Y, aunque montar empresas no es matemática pura, numerosos estudios nos dicen que abordarlo minimiza la tasa de mortalidad empresarial a unos años vista. No en vano, el business plan nos ayuda a reducir la incertidumbre puesto que nos aporta información y, aunque no podremos controlar todas las variables, consiste en tener el control de los máximos ítems posibles. Además, una vez montada la empresa, el plan de negocio nos sirve de guía para trabajar el control de gestión del proyecto.
  • De manera externa nos sirve como carta de presentación; para buscar socios, financiación, darnos a conocer entre nuestros clientes, a la Administración Pública, como herramienta de márketing, etc.

Aspectos claves en el Business Plan

El equipo emprendedor

Quiénes son y cuál va a ser su papel en la futura empresa. Confeccionar el organigrama, saber los puntos fuertes y débiles de los promotores, nos ayudará a fortalecer el equipo, dado que será imprescindible haber trabajado un autoconocimiento personal, uno colectivo y haber discutido y encajado los roles entre todos/as. El equipo emprendedor ha de ser una buena “ensalada” en la que combine todo: experiencia, formación, habilidades y actitudes. Talento y talante a dosis equilibradas. Actualmente podéis consultar muchos tests para valorar vuestra capacidad emprendedora. Un ejemplo podéis consultarlo en este link.

La idea y el mercado

Saber definir nuestra idea de negocio de manera concreta y atractiva no sólo hablará bien de nuestra capacidad de síntesis sino también de lo claro que tenemos nuestro negocio, lo cual siempre es positivo para la visión que puede formarse nuestro interlocutor. Seguro que habrás oído hablar del elevator pitch, o cómo explicar tu idea de negocio en el trayecto de un ascensor, en un máximo de 2 o 3 minutos. También será útil en este apartado utilizar vídeos de explicación de cuál es tu negocio o herramientas modernas como infografías o similares.

Conocer el mercado, el sector y la competencia

Conocer el mercado, el sector y la comptencia es condición sine qua non para tirar adelante el proyecto. Desconocerlo nos llevará a una pérdida de competitividad que hará peligrar nuestra supervivencia. No podemos saber al 100% cuánto venderemos, pero sí podemos:

  • Concretar la demanda, el número potencial de compradores / clientes / usuarios.
  • Conocer al cliente, sus expectativas y sus necesidades.
  • Orientarnos al cliente en lugar de al producto o servicio.
  • Recopilar el máximo de información posible sobre el sector, su histórico, las previsiones que hacen los expertos, las amenazas y oportunidades que se le avecinan, etc.
  • Conocer al dedillo a la competencia. Lo que hace bien y lo que hace menos bien. Copiar lo primero y mejorar lo segundo nos otorgará un importante diferencial competitivo.

Plan de márketing 

Las famosas 4 p’s. Tener clara nuestra estrategia de: producto, precio, promoción-publicidad y distribución (place en inglés). Después de la investigación de mercado del punto anterior y de fijar la estrategia de márketing, deberemos poder fijar la previsión de ventas, cifra central sobre la que pivotará la viabilidad de nuestro proyecto. Los objetivos de ventas serán, además, un elemento de motivación y de guía cuando la idea de negocio vea la luz.

Plan de producción y recursos

Inevitablemente hemos de tener un planning de fabricación o prestación de servicios para estar lo más organizados posible. Contar con proveedores solventes y atraer recursos humanos con talento son dos puntos básicos a la hora de trabajar este apartado.

Ámbito económico y financiero

Aunque todos los aspectos son importantes este ámbito es el quebradero de cabeza principal de muchos emprendedores/as. Lo básico en este ámbito es:

  • Confeccionar el plan de inversiones y financiación.
  • Hacer una cuenta de resultados previsional (ingresos menos gastos).
  • Tener claro el punto muerto o umbral de rentabilidad (aquel nivel de ventas que hace que nuestro beneficio sea igual a cero).
  • Trabajar un plan de tesorería para prever déficits / superávits de dinero dados los cobros y pagos previsibles.

Para finalizar hay que incorporar la forma jurídica elegida para vestir a nuestro proyecto: empresario/a individual, sociedad limitada, cooperativa, etc. En posts venideros profundizaremos sobre los trámites a realizar para constituir y legalizar la empresa con la forma jurídica elegida.

¿Qué punto del plan de empresa crees que es el más importante para valorar si tiramos adelante una idea de negocio que llevamos madurando un tiempo?