El perfil del emprendedor de éxito

El perfil del emprendedor de éxito

¿Qué significa emprender? ¿Cuál es el perfil del emprendedor? A nivel de definición, un emprendedor es toda persona que detecta una oportunidad de negocio y que organiza varios recursos para poder operar una o varias empresas, asumiendo ciertos riesgos económicos.

el -perfil -del- emprendedor-de-exito

el perfil del emprendedor

 

Antes de lanzarse a la aventura del emprendimiento, es importante plantearse las siguientes cuestiones para ver si somos capaces de responder positivamente a la mayoría de ellas. En caso contrario, tendremos que analizar cuáles hemos respondido de forma negativa y ver qué tenemos que hacer para transformar la respuesta en positiva: ¿tengo una idea de negocio? ¿Sé cuáles son las cualidades que un emprendedor debe tener? ¿Tengo suficientes conocimientos? ¿Necesito más formación? ¿Puedo gestionar una empresa? ¿Tengo suficiente conocimiento sobre el producto o servicio que voy a ofrecer? ¿Conozco los requisitos legales derivados de la actividad? Cuando definimos el perfil del emprendedor no podemos dar un listado de cualidades que aseguren el éxito de cualquier iniciativa. No hay una radiografía tipo que podamos tomar como modelo pero sí que podemos analizar cualidades comunes que comparten los emprendedores hoy en día. A nivel demográfico, la mayor parte de personas emprendedoras actualmente tienen alrededor de 40 años, provienen principalmente de ciudades y, aunque a nivel de género predominan los hombres, observamos un aumento de las mujeres emprendedoras.

La personalidad define el perfil del emprendedor

Otro aspecto importante para analizar son las características a nivel de personalidad. Los expertos consideran que los siguientes rasgos idealmente deben pertenecer a su personalidad de manera inherente. De todos modos, conocer las capacidades que idealmente un emprendedor debe tener ayudan a que, si algunas estas habilidades no se poseen, la persona pueda trabajar para desarrollarlas: adaptabilidad y buena asimilación a los cambios, ambición, espíritu de superación, predisposición a asumir riesgos, autoestima, capacidad de sacrificio, autoconocimiento, liderazgo, capacidad de toma de decisiones, proactividad, responsabilidad, visión de futuro, creatividad, optimismo con buenas dosis de realismo, flexibilidad y respeto por los demás. Finalmente, es importante tener en cuenta las capacidades personales que evidentemente pueden mejorarse a través de la formación y la experiencia: habilidades comunicativas, capacidad de gestión, organización y habilidad para conocer bien el entorno y aprovecharlo. Si quieres profundizar en el tema y obtener conocimientos de gestión empresarial, no dudes en consultar nuestro Curso de Creación y Gestión de Empresas.