¿De qué hablamos cuando decimos que vamos hacia la «e-logística»?

¿De qué hablamos cuando decimos que vamos hacia la «e-logística»?

En el post de hoy vamos a hablar sobre la e-logística, un término que quizá no conozcáis pero que es fundamental que empiece a sonaros porque gracias a las nuevas tecnologías ha entrado con fuerza. ¡Especialízate con el curso de compras y logística!

¿Qué es la Logística?

La Logística en su vertiente tradicional se define por el proceso de planificar, ejecutar y controlar de la manera más eficiente posible el flujo de materias primas, inventarios, productos terminados, incluyendo los movimientos de entrada y salida, con el fin de satisfacer al máximo las necesidades del cliente. Si controlamos la logística de manera eficiente, se llegará a tiempo a todos los pedidos y se podrán resolver situaciones imprevistas. En resumen, se conseguirá tener controlado todo el proceso de producción desde su inicio hasta la llegada del producto a manos del consumidor final.

Logística Inversa 

Dentro de los procesos logísticos, no podemos seguir adelante sin hacer una breve referencia a la logística inversa. Esta trata de recuperar y reciclar envases, embalajes y residuos peligrosos, así como de gestionar las devoluciones de los clientes, los excesos de inventario o el retorno de mercancías en mal estado. Como véis, en este caso se pretende, no tan solo controlar el proceso de producción, sino que también se busca gestionar los materiales que retornan a la empresa por algún motivo, así como los residuos que se producen en la fabricación del producto.

Una vez definidas las dos formas tradicionales de entender la logística, vamos a pasar al mundo de las nuevas tecnologías y, con ellas, al avance en la gestión empresarial.

E-logística

Seguramente habréis intuido de donde proviene el término e-logística. No erraréis si habéis pensado que proviene de logística del comercio electrónico. La e-logística va de la mano del e-commerce, por eso es fundamental que lo definamos también de manera previa.

El e-commerce

Este tipo de comercio consiste en la distribución, venta, compra, publicidad, prestación de servicios, a través de internet. Hay varios tipos de comercio electrónico que es importante que conozcáis, aunque sea brevemente:

  • Comercio B2C (Business to Consumer): empresas de internet que se dedican a la venta al público en general.
  • Comercio B2B (Business to Business): empresas especializadas en la venta o prestación de servicios  a otros profesionales.

La e-logística

Una vez definido el comercio electrónico o e-commerce, entramos de pleno en el mundo de la e-logística. En este tipo de gestión de los productos se deben tener en cuenta varios factores que se han mejorado gracias a la implantación de las nuevas tecnologías e internet.

  • Los sistemas de información: mediante los sistemas de información es mucho más fácil seguir todo el proceso de fabricación y entrega de los productos. Así pues, el vendedor podrá seguir el estado de su envío a tiempo real, mientras que la empresa puede controlar al minuto si existe alguna incidencia en la entrega, para poder así remediarla de forma inmediata.
  • Gestión del stock: gracias a los avances informáticos, las empresas podrán gestionar mejor sus almacenes de manera que, igual que la entrega de los pedidos, se puede saber de forma exacta cuales son aquellos productos que debemos reponer. Muchas veces, las empresas que comercializan sus productos online, suelen tener externalizados sus almacenes. Es por eso, que es fundamental para ellas tener controlados los almacenes con la finalidad de no atrasarse en sus pedidos.
  • Una de las ventajas de establecer sistemas logísticos al comercio electrónico es la posibilidad de gestionar mejorar el transporte de mercancías. Gracias a la implementación de sistemas de información será posible llevar los paquetes desde la unidad donde se produzcan, a sistema de transporte elegido y al consumidor final, sin necesidad de ser almacenados y enumerados. Esto supone un gran avance a la par que una disminución del tiempo de entrega de las mercancías.
  • El Cross-Docking: mediante esta técnica se puede controlar cada producto mediante una plataforma de clasificación. Esta técnica, como ya hemos anticipado en el transporte, permite preparar cada uno de los pedidos de los consumidores sin necesidad de valerse de un almacén. Disminuyen los costes, tanto de gestión de stocks, como de posibles retrasos en la entrega, ya que una vez el internauta clica y paga por el producto que desea, la respuesta de la empresa es inmediata.

Así pues, de todo lo anterior podemos definir tres partes fundamentales de la e-logística:

  • Los sistemas de información logísticos: es fundamental contar con plataformas tecnológicas que puedan almacenar toda la información en cuanto al stock, los pedidos, las devoluciones de los clientes, el deterioro de los productos,…A su vez, estos sistemas deben optimizar los tiempos de entrega para que cada vez sea más inmediata desde que el consumidor realiza el pedidos hasta que le llega a casa.
  • Almacenamiento: otro de los puntos clave del uso de nuevas tecnologías en la logística es la gestión del almacén. Si conseguimos rebajar el tiempo que un producto está en el almacén, agilizando los procesos de embalaje, etiquetado de productos y el servicio de paquetería y entrega, también ahorraremos costes a las empresas.
  • La distribución: es muy importante controlar los pedidos desde el minuto 1. Para ello, se debe implementar procesos como los avisos de entrega, la facturación y el pago de los productos.

Como podéis ver, y como hemos hablado a lo largo de otros post referidos a la logística, tanto en el comercio por Internet como en el más tradicional, es una cosa fundamental a tener en cuenta para poder gestionar de manera óptima la empresa.

Desde mi punto de vista, para las empresas tradicionales, implementar sistemas logísticos online será más complicado que para las empresas de nueva creación ya que, se deben tener unos conocimientos amplios en nuevas tecnologías.

Con una formación adecuada, quizá en un futuro todos los pedidos y la actividad de las pequeñas y medianas empresas podrá ser gestionada a través de sistemas informáticos.

Y vosotros, ¿creéis que la logística online es el futuro de todas las empresas?