Técnicas de coaching para motivar a tu equipo

Técnicas de coaching para motivar a tu equipo

El coaching es un proceso voluntario, activo e interpersonal de aprendizaje-entrenamiento individualizado o grupal que tiene como finalidad el desarrollo de nuevas y mejores competencias, sobre todo en el ámbito de las habilidades y las conductas. El coach es alguien que conduce, que guía, que entrena a otro. Ese otro, denominado coachee, no aprende desde el plano teórico sino desde el práctico, adoptando un papel activo y responsable.

El coaching, como hemos visto, puede ser grupal y permite a las organizaciones potenciar al máximo la capacidad de un equipo. De hecho, el coaching es un excelente instrumento para motivar a las personas.

¿Por qué es tan necesario motivar a tu equipo de trabajo?

Los beneficios de tener un equipo motivado son muchos, pero podemos concretarlos en cinco aspectos principalmente:

  • Un equipo motivado es más productivo. Trabaja más eficientemente.
  • Se siente más comprometido con los valores y objetivos de la organización.
  • Ayuda a mejorar la imagen de la empresa.
  • Un equipo motivado aporta más ideas de mejora.
  • La motivación es un buen retenedor del talento.

Objetivos del coaching grupal

Técnicas de coaching para motivar a tu equipo

Antes de aplicar cualquier técnica de coaching en el equipo de trabajo debemos comunicar qué vamos a realizar. Explicar en qué va a consistir, hablar en positivo del proceso dado que se implanta para la mejora continua, y concretar qué objetivos se quieren conseguir con él.

El coaching de equipos va a trabajar principalmente las relaciones que se establecen entre todas las personas del equipo. Sus objetivos, entre otros, son:

  • Mejorar las relaciones para que el talento grupal supere a la suma del talento individual. En esta línea intenta incrementar la inteligencia colectiva, no sólo la técnica sino también la emocional.
  • Incrementar la cohesión del grupo.
  • Facilitar vías para la resolución de conflictos.
  • Alinear mejor al equipo con los objetivos corporativos.
  • Sacar a las personas de su zona de confort para que alcancen nuevos y motivadores logros.​

Técnicas de coaching grupal

· Dinámicas de grupo 

Por ejemplo, se pueden usar para trabajar un tema, un problema que haya en el departamento o en la empresa. Comunica al equipo el tema a tratar y dales unos días para preparárselo. El día de la dinámica cada uno presentará sus ideas y habrá espacio para el debate. Además de las posibles ideas que puedan surgir, podrás ver aptitudes de las personas que podrás aprovechar para reforzar. Así mismo, podrás detectar cómo son las dinámicas de comunicación dentro del equipo. Con las ideas o propuestas que salgan, si logras implantarlas, además, tendrás un revulsivo motivacional puesto que los miembros del equipo se sentirán más valorados.

· El juego de las cualidades

Propón que cada miembro del equipo, en una sesión grupal, diga de otra persona tres puntos fuertes y tres puntos a mejorar. Así, como coordinador del equipo, podrás seguir detectando cómo son las relaciones entre los miembros del equipo y lo que perciben unos de otros. Así mismo, este tipo de dinámicas pueden limar asperezas y ayudar a mantener un buen clima laboral.

· Técnica 4x4x4

Se utiliza para establecer los valores del grupo principalmente, aunque también se usa para intentar aportar soluciones a problemas. Consiste en aportar ideas individualmente (4) y luego grupalmente. En grupos de dos deben consensuarse y elegir 4 ideas de las 8 con las que cuentan entre ambos miembros. Estas 4 ideas escogidas se pondrán en común con otro grupo y, nuevamente, deberán salir consensuadas tan sólo 4 de las 8. Al final, el grupo se quedará con 4 ideas finales, que se acabarán priorizando en un proceso de reflexión conjunto.

· Las preguntas

Sin duda es la técnica más utilizada en el coaching que, en general, basa su potencia en las preguntas poderosas. Estas conversaciones transformadoras pueden aplicarse al grupo para plantear procesos de crecimiento individual o grupal. Analizando el punto de partida puede irse hasta el objetivo a alcanzar intentando potenciar los valores y las oportunidades y minimizando las amenazas y las creencias limitadoras de las personas y del equipo.

En el coaching el entrenador o coacher es una pieza clave. Además de aplicar la técnica de la forma más profesional posible, debe tener en cuenta algunas cuestiones como las que se concretan a continuación:

  • Saber escuchar, en todos los sentidos y con todos los sentidos.
  • Saber generar empatía y conectar con el grupo.
  • Analizar sin enjuiciar.
  • Tener capacidad para sintetizar los comentarios del grupo y articularlos para llegar a un consenso entre todos.
  • Creer en la capacidad de las personas y del grupo.
  • Acompañar en los procesos internos individuales y grupales que vayan surgiendo.
  • Invitar a salir de la zona de confort.

En definitiva, el coaching grupal es un instrumento poderosísimo para las organizaciones que, de utilizarse correctamente, puede contribuir a transformar los grupos en equipos de alto rendimiento.

¿Has participado alguna vez en alguna dinámica como estas?

Curso relacionado: Curso Superior de Gestión Empresarial