28087

¿Conoces a AIDA? Atención, Interés, Deseo y Acción en el márketing de contenidos

¿Conoces a AIDA? Atención, Interés, Deseo y Acción en el márketing de contenidos

El marketing de contenidos se ha convertido en una necesidad para las marcas para conseguir atraer nuevos clientes. Hoy en día el usuario que está en Internet dispone de gran cantidad de información y consume aquella que realimente le aporta un valor. En los últimos años hemos visto como este usuario deja de ser receptivo al marketing tradicional, el más invasivo, y presta mucha más atención  al marketing de contenidos. Las marcas deben estar a la altura para ser capaces de atraer a este público mucho más exigente y conseguir un vínculo a medio y largo plazo. Aún así, no llegar a saber como piensa el usuario o los efectos que le causan una campaña o mensaje es difícil de determinar.

En 1989 el publicista Elias St. Elmo Lewis aportó un nuevo modelo comunicativo que a día de hoy se sigue utilizado: El modelo AIDA.

AIDA es el acrónimo de  ‘Atención, Interés, Deseo y Acción’ y define las fases cognitivas por las que pasan los comprados. Es decir, las fases desde que un usuario detecta que tiene una necesidad hasta el momento de hacer la compra de un producto o servicio que cubra esta necesidad.

Este modelo es utilizado en diferentes ramas de marketing, que aprenderás en un curso de marketing digital.  A nivel de marketing de contenidos se ha convertido en un estupendo soporte que nos sirve en el momento de estructurar los mensajes y la información que se le ofrecerá al usuario ya que sistematiza la fórmula para componer los mensajes para cada una de las 4 fases. Para cada fase en primer lugar determina las motivaciones que han llevado al usuario a dicha fase y a continuación detecta las expectativas que el usuario puede tener en dicha fase. Con esta información motivación – expectativas, es con la que crearemos cada mensaje.

Las fases del modelo AIDA en marketing de contenidos

¿Conoces a AIDA? Atención, Interés, Deseo y Acción en el márketing de contenidos

Este modelo se basa en las 4 fases consecutivas por las que un posible cliente pasa a ser cliente:

Fase 1: Atención

La fase inicial es la de atención del cliente. Conseguir atraer la atención del cliente rápida y eficazmente es imprescindible para poder pasar a las siguientes fases. Si no somos capaces de atraer la atención del usuario, no llegará a ser nuestro cliente.  Es esencial ofrecer un contenido que cumpla con lo que el cliente está buscando y además, ha de darse en el momento adecuado.

A nivel de marketing de contenidos en esta fase nos preocuparemos de ofrecer  un contenido que contenga la información más relevante de nuestro producto o servicio y la daremos a conocer con un mensaje potente y  que pueda visualizarse rápidamente. No solo jugará aquí el contenido de mensaje, sino que también el contenido de imagen será determinante.

Fase 2: Interés

La segunda fase se llega cuando hemos conseguido captar la atención del cliente con el mensaje. Hemos dado a conocer al usuario una necesidad que debe cubrir. Pero aún necesita de más motivaciones para realizar la compra. En la segunda fase debemos provocarle interés. El contenido deberá aportar el suficiente valor para que consigamos que el cliente no escape o deje el proceso. Se trata de una fase bastante determinante ya que el usuario aunque sabe que tiene una necesidad y que se la podemos cubrir, puede optar por otras opciones.  No hay una estratégica de marketing de contenidos más válida que otra pero normalmente en esta fase se incorporan los atributos principales del producto o servicio. También es en este momento  cuando ampliamos información de la primera fase para que el usuario pueda darse cuenta que el producto o servicio que se le está ofreciendo realmente puede cumplir con su necesidad.

Fase: Deseo

Que un cliente muestre interés por un producto o servicio significa que existe la posibilidad que lo quiera adquirir. Llega el momento de trabajar la tercera fase: la parte más emocional con el contenido asociado al deseo.  Es importante tener claro que a un deseo le precede un sentimiento. Por esta razón el marketing de contenidos en esta fase debe provocarle o despertarle emociones. Debemos hacerle dar cuenta a nuestro cliente que realmente necesita este producto o servicio. La información que se le ofrece al usuario no suele darse en el conjunto total sino que se recomienda hacerlo de forma gradual. El mensaje ha de conseguir cautivar al usuario

Fase 4: Acción

Si hemos conseguido crear deseo al usuario, significa que puede estar preparado para realizar la acción: la quarta fase. La acción no tiene porqué ser realizar una compra. Quizás nos interesa mucho más que realice otra acción como  por ejemplo una subscripción. Sea cual sea la acción, lo que realmente es importante es que si hemos conseguido de llevar al usuario a esta ultima fase y realmente realiza la acción, se habrá conseguido un cliente nuevo con éxito. El usuario aunque llegue a la tercera fase, es bastante probable que busque más información por Internet para hacer comparaciones de productos y servicios. En esta fase se trabajará un marketing de contenidos con información más extensa  y la seguiremos ofreciendo los contenidos de forma gradual.

Como vemos, el modelo AIDA puede ser de gran ayuda en marketing de contenidos para  lanzar los mensaje que han de guiar a los usuarios desde la  fase 1 a la fase 4, consiguiendo que lleguen a ser nuevos clientes.

Curso relacionado: Curso Superior de Marketing Online

Sara Montiel Bach

Diplomada en Turismo y especializada en Marketing Online y Offline así como E-commerce en el sector turístico y cultural.