Ikea testa un ecommerce para España. ¿Éxito o fracaso?

Ikea testa un ecommerce para España. ¿Éxito o fracaso?

Ikea, el gigante sueco, ha lanzado su e-commerce en España por fin. Tarde o temprano esto tenía que suceder, era un secreto a voces. Ya puede decir que abandona el listado de grandes empresas que aún no tienen un e-commerce como Primark. La tendencia en los últimos años es clara, todas las grandes marcas, hayan tardado más o lo hayan hecho antes, terminan por darse cuenta de que necesitan una tienda online. No pueden centrarse única y exclusivamente en sus tiendas físicas y el mundo offline. ¿Por qué? Porque cada vez más, los clientes quieren la opción de poder comprar de la forma que deseen, pueden comprar en la tienda física o comprar online y recoger en tienda, o usan la web como catálogo para comprar en la física. Todo este proceso, y tener distintas opciones para poder realizar la compra es lo que buscan cada vez más los usuarios. Estamos hablando de la omni-canalidad y ya son casi el 50% de compradores los que desean este estilo de compra. Ikea no podía ser menos y aunque ha tardado bastante, comenzará a vender online en nuestro país.  La compañía empezará con una prueba piloto, limitada a dos tiendas, la de Alfafar en Valencia y la de BaraKaldo en el País Vasco.

¿Qué ofrece Ikea en su e-commerce? Ikea testa un ecommerce para España. ¿Éxito o fracaso?

Según la propia marca, su recién estrenado e-commerce ofrecerá la opción de servirte en tu domicilio los productos que hayas comprado online, y además te ofrecerá la opción de recogerlos en tienda con el sistema que llaman “Click&Recoge”. Vamos, lo que viene a ser un comercio electrónico de toda la vida. De momento no estará vigente en toda la península, solo lo han implementado en Valencia y el País Vasco. Esto es solo el inicio ya que en breve, para diciembre, pretende tenerlo implementado en todas sus tiendas de España y haberlo extendido a toda la red de 17 establecimientos que la compañía tiene en nuestro país. En relación a los productos que puedes comprar, te ponen a disposición casi la totalidad del catálogo que va desde muebles, cuadros… a utensilios de cocina o baño, pasando por cristalería e iluminación. Lo único que no se podrá comprar en su e-commerce serán los alimentos IKEA Food o plantas naturales, además de los productos que se sirven a medida como muebles o telas que se pueden comprar por metros. El envío se limita a las regiones donde se encuentran los centros que incluye la fase inicial del ecommerce de Ikea. El coste de este servicio varía en función de la forma que hayas escogido para realizar la compra:

  • El cliente acude al local físico a recoger su pedido
  • El cliente acude a un punto de recogida
  • El cliente prefiere que se lo envíen a casa

La primera opción es la más económica (como suele ser habitual), Ikea nos cobrará 16 euros por la gestión. Si acudimos a un punto de entrega la cifra asciende a 21 euros, y si lo que queremos es que nos la manden a casa, entonces serán 55 euros los que habrá que desembolsar. Esta opción, la de envío a domicilio, tiene un coste variable que aumenta según el valor de la compra partiendo del mínimo de 55 euros claro está. Realmente asustan un poco.

¿Realmente necesita Ikea un e-commerce?

La multinacional ha declarado que sus intenciones son que el 80% de los españoles tenga una tienda Ikea a menos de una hora de casa y que la totalidad de ellos pueda estar en contacto con los servicios y productos que ofrece la compañía. Teniendo en cuenta la omni-canalidad mencionada anteriormente está claro que necesitaba un e-commerce en España, aunque sus números de facturación sean muy altos. La empresa sueca se dio cuenta de que estaba perdiendo clientes potenciales por no saber explotar el negocio online, parecía que no habían sabido sacarle el rendimiento esperado a su web a pesar de que ésta contaba con más de 1.000 millones de visitas en todo el mundo. Incluso podría decirse que han tardado más de la cuenta en aventurarse a sacar partido a la tienda online. La evolución del gigante sueco en este sentido es obvia y demuestra un cambio de rumbo en la política económica y empresarial de la compañía, que se ha dado cuenta de que tiene a su alcance cumplir las expectativas de clientes deseosos de sus servicios y que, por la distancia entre las tiendas físicas y su ubicación, no pueden acceder a ellos. La marca prevé desarrollar su estrategia online para elevar el peso de su canal online hasta los 5.000 millones de euros, según adelantó Peter Agnefall, CEO de la compañía.

Teniendo en cuenta la legión de fans de la marca sueca, es bastante probable que la propagación del hábito de comprar muebles online se acelere e, independientemente de lo que les suceda a sus competidores, estoy seguro que a Ikea su e-commerce le dará muchos beneficios. Sino, tiempo al tiempo…

Curso relacionado: Curso Superior de Marketing Online