Usos de la gamificación en educación

Usos de la gamificación en educación

Una de las técnicas que se están empezando a utilizar en varias áreas del marketing online es la gamificación por los beneficios que aporta a nivel de llevar a cabo campañas originales y que permitan trabajar la vinculación de los clientes con la marca. De todos modos, las aplicaciones no solo se limitan a aspectos comerciales sino que también pueden abarcar otras áreas como el de la educación.

¿Qué es la gamificación?

Entendemos por gamificación el uso de mecánicas e juego en entornos que no son propiamente lúdicos. El principal objetivo de utilizar esta técnica es potenciar todos aquellos aspectos relacionados con la motivación, la concentración, la superación personal, el sentimiento de equipo, la fidelización y vinculación a un proyecto o empresa, etc. Todos ellos son valores propios de los juegos, especialmente de los juegos en equipos o juegos individuales pero que se relacionan con otros participantes. Es por ello, que esta estrategia aporta muchísimos beneficios a la hora de motivar e influir sobre personas.

Una de las principales ventajas de la gamificación es tomar la esencia de los juegos y así conseguir aprender las lecciones que nos enseñan. A través de un enfoque que los haga apetecibles y entretenidos, podemos extrapolarlos a actividades que en sí no son lúdicas pero que ese enfoque hace que tengan un componente de motivación y entretenimiento, que si por el contrario les diéramos un enfoque más clásico, no sería posible.

gamificacion1

Con la explosión de internet, los dispositivos móviles y las redes sociales, estas técnicas y campañas publicitarias basadas en la gamificación están en auge y son cada vez más populares, pero también hay que destacar que no siempre es fácil estimular una actividad y generar dinámicas participativas. El éxito de este tipo de iniciativas se basa en la participación y el dinamismo ya que sin esta vinculación estas campañas no funcionan correctamente.

¿De dónde surge la gamificación? A pesar de que este enfoque más digital y vinculado a las redes sociales es bastante novedoso, podemos ver este tipo de mecánicas en ejemplos más clásicos y de hecho bastante antiguos. Por ejemplo, el uso de tarjetas de fidelización a través de las cuales se acumulan puntos y permiten tener diferentes niveles de vinculación asociados a unos beneficios diferenciados y exclusivos. Otros ejemplos son los sorteos o los regalos sorpresa que se pueden obtener a través de etiquetas en los envases, que pretenden potenciar el consumo de un producto y mejorar la vinculación con una marca.

¿Cómo se aplica la gamificación en educación?

Una de las áreas en las que se puede aplicar la gamificación con resultados muy interesantes es el de la educación. Dentro del aula, es una herramienta con mucho potencial y aporta grandes beneficios a los alumnos de todas las edades y de la mayor parte de las disciplinas.

La gamificación en educación permite dar un enfoque lúdico a través de las TIC (tecnologías de la información) a algunas propuestas de trabajo con el fin de mejorar la motivación hacia áreas o aprendizajes que en principio son menos atractivos.

Existen diferentes beneficios de relacionar la gamificación y la educación, entre los principales son la motivación así como el refuerzo de habilidades y de determinados conocimientos. También a través de esta técnica podemos generar un entorno competitivo que sea motivador, que actúe como estímulo y que anime a superarse. Este aspecto así como las dinámicas de grupo o de equipo hace que también se trabaje y se potencie el aspecto social. También el hecho de establecer niveles permite generar un refuerzo positivo a través de la progresión y de la motivación constante ya que se permite ir consiguiendo pequeños retos.

gamificación en educación
La principal técnica de gamificación es el uso de videojuegos con fines educativos. Independientemente del aspecto gráfico y visual, el uso de estas herramientas en las aulas permite trabajar varios aspectos cognitivos para conseguir todos los beneficios que acabamos de mencionar. Uno de los elementos diferenciales es el hecho de poder sumergirse en otra realidad, especialmente diseñada para este fin educativo pero con un enfoque lúdico y atractivo. Este hecho hace que por ser tan diferente a la realizar clásica del aula, sea especialmente atractiva y el alumno está mucho más predispuesto a aprender.

Otros ejemplos muy populares de gamificación en la educación son los juegos o programas de simulación. Estos se usan tanto en disciplinas relacionadas con el mundo de la empresa en las que se recrean un entorno empresarial ficticio y se fuerza al alumno al análisis de varias situaciones así como la toma de decisiones. Otra aplicación muy clara de estas herramientas en es profesiones en las que el desempeño de las funciones puede tener consecuencias sobre otras personas a nivel de sanidad, salud o transporte. Nos referimos por ejemplo a simuladores que se utilizan en aviación, en el campo de la medicina o a nivel de protección civil.

¿Conoces más ejemplos de gamificación? ¿Has participado en alguno?