Buenas prácticas en usabilidad web

Buenas prácticas en usabilidad web

Hoy os traigo un temario que aprendí en la universidad y que está muy relacionado con la usabilidad web, y también en general. Se trata de las heurísticas de Nielsen, un seguido de puntos que debéis tener en cuenta a la hora de hacer un buen análisis de vuestro producto.

Jakob Nielsen y la usabilidad web

Jakob Nielsen es un galardonado ingeniero de interfaces muy respetado en el ámbito dela usabilidad web, de ahí el nombre de estas prácticas, el cual ideó un seguido de pasos para la creación de sistemas amigables para el usuario.

nielsen y la usabilidad web

Buenas prácticas en usabilidad web 

  • Claridad en los objetivos. Vuestra web debe comunicar sin cabida a dudas su propósito, hasta el punto de que un sólo vistazo nos diga qué pretende. En caso de que haya más de un objetivo, estos estarán separados, por ejemplo, en secciones.
  • Orientación inmediata. ¿Cuantas veces habéis visitado una web y, al cabo de unos minutos de navegación, no sabéis ni donde os encontráis? Solucionar esto es lo que persigue este segundo punto. Es importante mantener informado al usuario de su situación actual en la web, y esto lo podéis lograr mostrando un árbol de navegación con la que orientarle e informarle.
  • Adecuación al usuario target. Esto significa que vuestro sitio web debe contener el lenguaje habitual del usuario al cual queréis apuntar. Por ejemplo, si queréis acercar la tecnología a un público más formal, no usar tecnicismos muy específicos, porque causará confusión al usuario. Otro aspecto a tener en cuenta para adecuar el sitio a vuestros clientes es que la lógica de la página (estructura de los datos, orden de contenidos, etc) y los conocimientos que pide deben coincidir con los que esperáis que tenga la persona que se sienta delante de la pantalla. De modo que no sólo tenemos en cuenta el vocabulario, si no también el modo de exponerlo.
  • Reconocimiento más que memoria. Un buen sitio web no depende de la memoria del usuario para navegar, teniendo que recordar dónde están situados los elementos. Nosotros apostaremos por unos aspectos observables que ayuden a esta persona, tal como usar iconos relacionados con la información, un acceso fácil a toda la información o mantener un orden a la hora de estructurar las ideas.
  • Control del usuario sobre sus acciones. Esto significa que debemos darle libertad para deshacer acciones o algún paso que haya realizado, como por ejemplo en una tienda online que sea capaz de vaciar la cesta, o que la misma web no inicie acciones que el usuario no ha solicitado, como reproducir música.
  • Consistencia en la web y respeto de los estándares. Esto incluye que los enlaces tengan el mismo color en todas las páginas, similitud en los elementos, como por ejemplo botones, o que la información se muestre de manera similar a la web. Imaginad que tenéis de color predominante el naranja y en los textos usáis un color totalmente opuesto y que no acompañe, con otras tipografías, etc. No tiene mucho sentido y es incorrecto tanto a nivel de diseño como de usabilidad.
  • Prevención de errores. Debéis anticiparos a los posibles errores del usuario y realizar un diseño para evitarlos. Una técnica que os puede ser muy útil es realizar un card sortting para hacer una buena arquitectura de la información. Otro detalle que os recomiendo a la hora de prevenir errores con introducción de datos, y que seguramente lo habéis visto muchas veces, es, en el caso de las fechas, poner en que formato lo queréis, ya que es un dato que en muchas ocasiones genera confusión. Por ejemplo “introduce tu fecha de nacimiento (DD/MM/AAAA)». Así el usuario sabe perfectamente cómo debe poner dicho dato.
  • Diseño minimalista. Recordad no cargar de más la página, con mucho texto o muchos elementos. Esto produce rechazo visual al usuario y es muy probable que abandone vuestro sitio web. Esto incluye mostrar la información de forma precisa, concisa y organizada. Tened en cuenta también, muy importante, no usar frases subordinadas y que las fuentes y tamaños sean los adecuados (ni una letra muy pequeña ni una muy grande).
  • Eficacia en los mensajes de error. Alguna vez os ha salido un mensaje de error y no os ha dejado reparar la acción? Volviendo a la página anterior o borrando los campos de un formulario. Esto es un ejemplo de mala gestión de mensajes de error. Vuestro sitio web debe permitir reparar las equivocaciones al momento, por ejemplo en el caso del formulario, marcando qué campo es el incorrecto para que el usuario pueda introducir bien los datos.

Parecen puntos muy básicos y de sentido común, pero os sorprendería ver como algunas webs no lo respetan, o ni siquiera lo han intentado. Esto es una vista rápida a estas heurísticas que Nielsen ideó, y que se usan de manera muy extendida en este ámbito. Las podéis usar tanto si vuestra web está hecha desde 0, o si usáis una herramienta de blogging.