28713

10 consejos para elaborar una carta de motivación

10 consejos para elaborar una carta de motivación

Para optar a un puesto de trabajo, generalmente hay una primera fase de envío del currículum vitae. Además, en algunas ocasiones, la empresa solicita que el currículum se acompañe de una carta de motivación.

 

¿Qué es una carta de motivación?

Una carta de motivación es un escrito que dirige el candidato a la organización para explicarle quién es y por qué cree que es un buen candidato para la posición a la que opta. No es una carta de presentación, porque en la de motivación lo central es por qué cree el candidato que es una opción potente para cubrir el puesto de trabajo vacante y qué puede aportar en este sentido.

No suele solicitarse siempre, pero es muy usual para casos en los que son posiciones especiales: investigadores, una beca, expertos para áreas públicas, contratos de prácticas para trabajar en instituciones públicas europeas, etc. Además, aunque no te la pidan, es conveniente que, si tienes potencial para el puesto, la redactes y la adjuntes al currículum porque puede ser un factor diferencial.

 

10 recomendaciones para elaborar una carta de motivación

  • La primera recomendación es que cada carta has de redactarla de manera específica. No vale en este caso redactar una genérica y adjuntarla en un masivo envío de currículums vitae. Al igual que este, la carta de motivación requiere que sea adaptada a la organización y al puesto al que optas. Ha de notarse que se ha elaborado exprofeso y que denota un interés en el candidato por la organización y la posición vacante.

 

  • El segundo consejo es que tenga una exquisita redacción. Cuida la gramática y la ortografía y usa un registro formal. Huye de utilizar cualquier uso coloquial o informal del lenguaje, pero también evita usar cultismos o expresiones que rocen la pedantería. Ha de ser un lenguaje claro, correcto, simple y adaptado al contexto comunicativo.

 

  • No olvides que es una carta y que su esquema necesario es el de introducción, desarrollo y cierre o conclusiones. Este esquema te lleva a:

Utilizar una fórmula de saludo cordial y a plantear los motivos que te llevan a escribir la carta: a qué puesto quieres optar, cuál es tu trayectoria académica y profesional y también puedes apuntar la motivación central por el puesto de trabajo.

En el desarrollo debes entrar más a fondo en las motivaciones que te llevan a optar por el puesto, así como por qué crees que tienes las competencias necesarias para desarrollarlo. Acuérdate tanto de las hard skills (conocimientos) como de las soft skills (habilidades personales y sociales).

En el cierre incluye una amable despedida y no te olvides de comentar que estás abierto a la realización de cualquier entrevista o prueba que crea conveniente la empresa.

 

  • Incluye aspectos formales como la fecha en la que la elaboras, la referencia exacta al puesto de trabajo (a veces son códigos o referencias numéricas) y a tus datos personales. Estos datos no deben ocupar mucho espacio en la carta, pueden ir en la parte superior en el lado izquierdo. De todas maneras, la carta de motivación no puede ser una mera repetición de tu currículum.

 

  • Sobre el tono de la carta debemos concretar dos aspectos:
  • ¿Tratamos de tú o de usted al interlocutor? Depende. Antes de redactarla debes investigar sobre cuál es el tratamiento más usado en la empresa. Fíjate en cómo la propia empresa se dirige a sus clientes o a sus potenciales candidatos de trabajo. Haciendo una revisión a fondo de sus canales de comunicación lo descubrirás.
  • La carta debe reflejar tu personalidad y tu motivación. Imprégnala de positivismo y de motivación.

 

  • Su extensión debe de ser de una página en términos generales. Prima que sea directa y concisa, el interlocutor sabrá apreciarlo. Evita, pues, cartas largas.

 

  • La carta debe de ser impecable en términos de imagen. Por supuesto nada de tachones si la envías a mano, manchas o similares. Escríbela en papel blanco de cierta calidad.

 

  • Por último, adapta la carta al idioma principal de la vacante. Por lo tanto, si optas para una posición en el Reino Unido, aunque sea una empresa española, quizá lo óptimo sería que la redactaras en inglés.

 

En un mundo laboral en el que cada día hay más competencia, la fase del currículum y la carta de motivación son importantes. No dejes de trabajarlas a fondo como si te prepararas una prueba de aptitud, un psicotécnico o una entrevista de trabajo. ¡Ánimo!

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universitat Pompeu Fabra. Posgrado en Fiscalidad y Tributación. Dedicada al mundo de la asesoría externa, asesorando los emprendedores.