28773

Consejos para potenciar la inteligencia emocional en el trabajo

Consejos para potenciar la inteligencia emocional en el trabajo

Antes de empezar a detallar algunos consejos para potenciar la inteligencia emocional en el trabajo, veremos una definición de este concepto.

El concepto de inteligencia emocional, lanzado por Daniel Goleman a finales del siglo XX, rompe con el esquema de la exclusiva de la inteligencia por parte de los conocimientos y habilidades e incorpora los sentimientos. Así, definía la inteligencia emocional como “la capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos y los de los demás, de motivarnos y de manejar adecuadamente las emociones”.

 

Para potenciar la inteligencia emocional en el trabajo debemos de trabajar los siguientes ámbitos:

  • Autoconocimiento y autoconciencia.

Es el primer paso y supone tener un buen conocimiento de nosotros mismos. Saber reconocer nuestras emociones, cómo nos afectan y cómo afectan a los otros. Además, supone hacerse un buen mapa mental de nosotros mismos, con nuestras debilidades y fortalezas emocionales, que absolutamente todos tenemos.

  • Autorregulación.

Una vez tenemos un buen nivel de autoconocimiento y autoconciencia, debemos saber controlar nuestros impulsos y poder tener un tiempo de reflexión antes de actuar sin llevarnos por ellos. Tener ese tiempo de “decalaje” nos ayuda a alejarnos de la situación que nos desborda, verla con perspectiva y control. O, incluso, nos ayuda a respirar y a calmarnos antes de dar una respuesta que puede ser descontrolada.

  • Empatía.

Comprender el punto de vista del otro, ponernos en su lugar, saber cómo se siente y el porqué de su actuación o de por qué se expresa de una manera u otra es una parte clave de la intel

  • Habilidades sociales.

  • Automotivación.

  • Empatía – Conciencia Social.

En ocasiones estamos tan enfrascados en nuestros propios problemas, o nuestro ego se empeña en tener razón, que nos quedamos encerrados en un túnel con una sola visión. Dicho de otro modo: perdemos la capacidad de comprender el punto de vista de los demás o el por qué de una situación. Sin duda, la empatía es necesaria para reconocer los sentimientos de los demás, eliminar la indiferencia y aumentar nuestro nivel de comprensión. Aquí te dejo algunas reflexiones de Mahatma Gandhi que profundizan mucho en este aspecto.

  • Autorregulación.

Una persona que es inteligente desde el punto de vista emocional sabe controlar sus impulsos, sus emociones y pensar antes de actuar. La autorregulación supone el uso de la asertividad, la apertura a nuevas ideas, la flexibilidad ante los cambios.

  • Empatía.

Se trata no solo de escuchar a otra persona, sino de realmente ponernos en su lugar, saber cómo se siente, qué emociones siente, por qué las expresa de una determinada manera.

  • Habilidades sociales.

Las anteriores características ayudan a que la persona con inteligencia emocional sepa gestionar correctamente sus habilidades sociales para tener contacto con todo tipo de personas y generar confianza.

  • Automotivación.

Una persona inteligente emocionalmente no necesita que la reconozcan o que la premien cuando logra algo, porque es capaz de automotivarse, de buscar en su interior las razones para seguir adelante en su vida.

Licenciada en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universitat Pompeu Fabra. Posgrado en Fiscalidad y Tributación. Dedicada al mundo de la asesoría externa, asesorando los emprendedores.