27791

El liderazgo compartido: qué es y cómo hacer que sea efectivo

El liderazgo compartido: qué es y cómo hacer que sea efectivo

Podemos analizar esta forma de liderazgo a través de la visión de Peter Senge, uno de los autores que nos presentan su concepción de cómo las empresas pueden estructurarse como organizaciones abiertas al aprendizaje, al desarrollo de sus empleados y a nuevas formas de gestión. La principal idea del liderazgo compartido es la que se basa en la descentralización del liderazgo dentro de la empresa. Es muy común que las empresas, por tradición, se estructuren a través de una forma principalmente jerárquica y piramidal. En cambio, el modelo que hoy os presentamos se basa en un planteamiento más horizontal, si bien siempre es necesario que haya una dirección al más alto nivel.

La clave del liderazgo compartido: responsabilidad horizontal

Las organizaciones que apuestan por el liderazgo compartido, se caracterizan principalmente porque otorgan responsabilidad a todos sus empleados y les dan la oportunidad de poder decidir y tomar decisiones. Ello implica evidentemente un esfuerzo en hacer que todos los miembros de la empresa sean partícipes y conocedores de los objetivos y valores de la empresa para que todos sean conscientes de que, como equipo, tienen que llevar a cabo su actividad de acuerdo con los objetivos estratégicos. La evolución actual de las empresas hace que este modelo se implemente de manera más extendida y esto es en parte debido a la tendencia actual a fusiones y adquisiciones. O en las situaciones en las que dos o más empresas colaboran para proyectos específicos y establecen alianzas estratégicas. En ambas situaciones, se requiere una manera de trabajar flexible y transversal. liderazgo compartidoAsí pues, aunque en primera instancia puede parecer un planteamiento un poco utópico, hay que tener en cuenta que tiene mucho sentido hoy en día. Este enfoque transversal permite que varios empleados se unan para un proyecto determinado en el que cualquier empleado se puede convertir en líder para ese objetivo concreto y durante un tiempo determinado. Esto hace que en las empresas se generen varios grupos de liderazgo aportando así más flexibilidad, adaptación al cambio, orientación a objetivos y resultados y también una manera de gestionar a los equipos humanos que se basa en la capacitación y el hecho de otorgar poder (concepto de empowerment en inglés). Pero cómo no, el liderazgo compartido también tiene sus riesgos y el principal es que se genere falta de unanimidad. De ahí que sea vital el hecho de fijar unos objetivos muy claros y que el enfoque sea de acuerdo su consecución. Y esto a su vez implica que hay que encontrar el balance entre el “dejar hacer” y la supervisión ya que la responsabilidad se puede delegar hasta cierto punto y, por lo tanto, siempre serán necesarios roles de supervisión y de gerencia para asegurar que todos los equipos van a una.

Curso relacionado: Curso Superior de Gestión Empresarial. 

Anna Mercadé

Máster en Marketing y Máster en Management con más de 7 años de experiencia en marketing y comunicación online y offline, publicidad y relaciones públicas en empresas multinacionales. Excelentes capacidades interpersonales, liderazgo, proactividad y entusiasmo.