Minijobs,¿acceso al mercado laboral o explotación?

Minijobs,¿acceso al mercado laboral o explotación?

En el post de hoy hablaremos de los minijobs y de cómo han ido tomando fuerza en el mercado español. Esta figura ha aparecido a raíz de la crisis económica, como muchas de las otras figuras que hemos ido analizando en anteriores posts. Este tipo de trabajos consisten en pequeñas jornadas con un sueldo muy bajo, pero sin llegar a tratarse de jornadas parciales.

Este tipo de contratos podrían considerarse abusivos en un principio, pero lo que les dio alas y fuerza fue la reforma laboral del año 2013, donde se introdujeron medidas que potenciaron la contratación a tiempo parcial, de manera que desde ese momento los tan famosos minijobs que se venían implantando en Alemania tomaron gran protagonismo en el mercado español. Estos contratos sin embargo, lejos de fomentar el empleo han conseguido que el mercado laboral sea inestable, ya que las personas contratadas con estos contratos denominados basura trabajan a cambio de muy poco dinero.

Los minijobs y la crisis económica

Minijobs,¿acceso al mercado laboral o explotación?

Es lógico es que en el contexto económico bajo en el que vivimos hoy en día los desempleados lleguen a pensar que es mejor tener un trabajo, aunque sea de este tipo, que no tener ninguno, pero realmente es necesario saber si los minijobs perjudican a las personas y a la sociedad en su conjunto, y también qué limites debemos marcarnos a la hora de trabajar para las empresas.

Pensad que realmente un mini trabajo de este tipo no aporta ningún tipo de seguridad ni ventaja para el trabajador, es más, con este tipo de contrataciones probablemente se esté fomentando la precariedad laboral, ya que se paga poco, por lo tanto, se cotiza poco, y  a su vez, eso hará que no se tenga derecho a muchas de las prestaciones para desempleados de la seguridad social.

Así lo que crean este tipo de trabajos es una falsa ilusión de aumento de contratación, pero solo se trata de eso, una ilusión, ya que al tratarse de un contrato que ni siquiera se ha considerado como a tiempo parcial, a parte de las desventajas ya mencionadas, tampoco permite a los trabajadores formarse y especializarse en su puesto de trabajo, ni tampoco obtener estabilidad. Resultará difícil muchas veces negarse a un puesto de trabajo cuando ofrece unos ingresos familiares, pero recordad siempre que un trabajo de este tipo a la larga puede llegar a perjudicaros.