25 ejemplos de aplicaciones del neuromarketing

Curso de Neuromarketing
25 ejemplos de aplicaciones del neuromarketing

Las técnicas publicitarias se perfeccionan constantemente para lograr que los productos o servicios de una marca sean más atractivos para los consumidores. El sector ha buceado incluso en la neurociencia y ha encontrado en este campo varias herramientas útiles.

Las aplicaciones del neuromarketing son muchas y tienen una gran capacidad de influencia en las cifras de un negocio. Te presentamos 25 de las que suelen emplear las compañías. ¡Comprueba si han funcionado contigo y aprende a detectarlas con nuestro Curso de Neuromarketing!

 

¿Qué es el neuromarketing?

Todas las aplicaciones del neuromarketing giran en torno al funcionamiento del cerebro. La idea base es comprender cómo reacciona o interpreta un determinado elemento la mente del público y usarlo para conducir a los usuarios hacia la acción que deseamos. 

Al contrario de lo que se piensa, las decisiones de compra no son muy conscientes, sino que se apoyan en impulsos. El neuromarketing pone bajo la lupa estos comportamientos “instintivos” y se dedica a trabajarlos para, entre otras cosas, asegurar la aceptación de un nuevo servicio, incrementar las ventas o mejorar la imagen de marca.

Puede parecer algo muy moderno, pero algunas aplicaciones del neuromarketing llevan empleándose tantas décadas que ni siquiera consideramos la alternativa. Por ejemplo, ¿sabes por qué prácticamente todas las tiendas tienen sus productos al alcance de la mano? Pues porque, cuando coge un artículo, la parte más primitiva del cerebro interpreta que ya le pertenece. Es decir, soltarlo se complica y aumentan las posibilidades de compra.

 

Aplicaciones del neuromarketing: 25 casos en los que la mente juega en tu contra

Las aplicaciones del neuromarketing no se quedan en el producto. Pueden afectar a la estética de una campaña o incluso a los valores que asociamos a una empresa.

Como consumidor, estás continuamente expuesto a estos mecanismos, aunque es posible que no los detectes. Parte del atractivo de este campo de la publicidad es su sutileza, pero vamos a desvelar el misterio con estos 25 casos prácticos. ¡Apunta!

1. Los “99” céntimos

Empezamos con el más conocido de todos: el famoso precio que se aleja unos céntimos de la cifra redonda. Apenas hay marcas que no pongan alguno de sus productos a, por ejemplo, 9,99 euros en lugar de llegar a la decena. 

Y es que, aunque esté más cerca del segundo número que del primero, los usuarios suelen asociarlo con el más bajo. Acaban considerándolo más asequible para sus bolsillos, lo que suma puntos para pasar por caja.

2. La altura de los ojos

Un artículo situado a la altura de la mirada del consumidor puede aumentar incluso en un 80% su cifra de ventas. Por eso, en los estantes están los productos más caros y hay que rebuscar en la parte baja para encontrar los económicos.

3. La comparación

Que algo sea mejor o peor depende siempre de con qué lo compares. Las compañías suelen usar esto para que los usuarios escojan la opción que les interesa, por ejemplo, ofreciendo tres packs de productos. 

Cada uno es más caro que el anterior, pero las empresas no esperan que se escoja el último. Solo lo ponen ahí para que la alternativa intermedia parezca más económica y los usuarios se sientan más tentados a elegirla.

4. La acción de rebaño

“Si tus amigos se tiran por un puente, ¿tú también lo harías?”. Esta frase tan popular entre los padres esconde una gran verdad: que las personas solemos hacer lo mismo que los que nos rodean

Este comportamiento se ha integrado en las aplicaciones del neuromarketing y se refleja, por ejemplo, en la sección de opiniones de una web. Si Amazon insiste tanto en que valores un producto no es porque le interese tu opinión: es porque puedes enganchar a otros consumidores.

5. La urgencia

Provocar una sensación de urgencia es otra de las aplicaciones del neuromarketing más clásicas. Se traduce de múltiples formas, como las promociones con fecha de caducidad, las ediciones limitadas o el mensaje de “últimas plazas” para asistir a un evento.

6. La guía de la mirada

Tanto en marketing como en periodismo se estudia la misma regla: las personas de las fotografías deben mirar al texto. ¿Por qué? Porque el consumidor “sigue” con los ojos lo que observan los protagonistas de las imágenes. Y las marcas quieren que ese algo sea su copy.

7. La gratitud

Por cuestiones evolutivas, estamos programados para devolver favores. ¿Y cómo se lleva eso a las aplicaciones del neuromarketing? Regalando algo como un asesoramiento gratuito o un contenido valioso para el consumidor. Lo habitual es que el usuario se sienta en deuda cuando lo reciba y esté más dispuesto a comprarle a ese negocio.

8. La psicología del color

Cada tono provoca unas emociones diferentes. El rosa, por ejemplo, se asocia a lo femenino, mientras que el verde se utiliza mucho en los productos saludables. Adaptar la paleta de colores de un artículo a los valores que se le quieren atribuir es esencial. 

9. El interés

La curiosidad es un rasgo intrínseco del ser humano. De las aplicaciones del neuromarketing, esta afecta especialmente al copy y está detrás de técnicas tan famosas como el clickbait, esto es, mensajes con misterio que generan en el usuario la necesidad de saber más.

10. La música

Las compañías deben cuidar todos los detalles, especialmente en los establecimientos físicos. Eso incluye la música, otra de las aplicaciones del neuromarketing: si se pretende aumentar el tiempo que el consumidor pasa en la tienda, sonará una canción agradable y tranquila.

11. La seguridad

Las decisiones que pueden revertirse se toman más a la ligera. Es decir, ofrecen más seguridad, que es precisamente con lo que juega el neuromarketing. Sus aplicaciones comprenden servicios tan extendidos como la devolución gratuita de un producto o un periodo amplio de garantía.

12. El cliffhanger

¿Te has preguntado por qué las series terminan sus episodios en el punto más álgido de la trama? Lo hacen para generar un deseo en el consumidor: el de saber qué va a ocurrir. Esto no solo funciona con los productos audiovisuales. Algunas compañías lo aplican a su storytelling o hacen avances de sus productos antes de lanzarlos.

13. La experiencia

Pocas empresas se limitan a comerciar con un servicio o producto. Venden una experiencia, pensada para que el usuario se sienta bien en todo momento. De este modo, estará más inclinado a repetir su consumo.

14. El cambio 

Puede parecer contraproducente, porque al usuario le gusta saber dónde está cada cosa. Pero los establecimientos suelen cambiar periódicamente la ubicación de sus artículos. La meta que se persigue es que el consumidor pase más tiempo en el local y se encuentre con muchos más productos que si fuera “a tiro fijo”.

15. El efecto ancla

Es una de las aplicaciones del neuromarketing que más se usa en los precios. Se trata de ofrecer una cifra que funcione como punto de referencia para que las otras sean más atractivas. Por ejemplo, cuando en tiempo de rebajas se pone el precio “original” al lado del que tiene aplicado el descuento. 

16. Las imágenes

Las imágenes impactan mucho más al cerebro que las palabras. Por eso se emplean en carteles, campañas, páginas web y todo tipo de material publicitario.

17. El orden

La venta online permite desarrollar nuevas aplicaciones del neuromarketing, como la relativa al orden de los productos. Igual que pasa en los buscadores, las personas no suelen pasar de las primeras páginas de un catálogo, por lo que conviene poner los artículos de mayor precio al principio.

18. El gancho

Hay determinados conceptos que destacan por su poder para atraer la atención de la mente humana. Los más potentes son las palabras “gratis”, “sin compromiso”, “exclusivo” y “oferta”.

19. La personalización

Una empresa no se dirige a un usuario específico, porque tiene muchos clientes, pero eso no significa que el consumidor no quiera sentirse especial. Gracias a la tecnología, cada vez más negocios están personalizando sus mensajes. Por ejemplo, incluyendo el nombre del destinatario en el asunto de una newsletter.

20. Las alternativas

Hemos hablado antes de la importancia de dar opciones, pero, ¡cuidado con la parálisis por análisis! Sucede cuando el usuario piensa tanto en un asunto que se bloquea su capacidad para tomar decisiones. Para evitarlo, la clave está como siempre en el equilibrio: ofrece alternativas, pero no demasiadas.

21. El efecto halo

¿Te has preguntado el motivo por el que las empresas gastan millones en la colaboración de un influencer? El efecto halo está detrás y tiene dos causas: por un lado, el público confía en las recomendaciones de las personas que “conoce”, y, por el otro, extiende su estima por ellas al producto.

22. Los datos

Acompañar un producto o un servicio con datos transmite una sensación de “objetividad” y aumenta la confianza. Las compañías emplean este recurso constantemente echando mano a encuestas y análisis de expertos o creando los suyos propios para reforzar sus mensajes de venta.

23. La prueba gratuita

Ya lo adelantábamos al definir el neuromarketing: poseer algo hace más difícil la renuncia. Los periodos de prueba gratis se basan en este concepto. El consumidor experimenta en su propia piel los beneficios del producto o del servicio y se ve más tentado a pagar por él. 

24. El movimiento ocular

Las aplicaciones del neuromarketing beben de técnicas como el eye-tracking o seguimiento ocular. Estos estudios resultan muy útiles para diseñar una página web, ya que analizan los elementos en los que se fijan las personas y el modo en el que se relacionan visualmente con la interfaz, de manera que pueda optimizarse para impulsar la compra.

25. La forma

El ser humano es un animal. Uno sofisticado, pero un animal de todas formas, conectado con la naturaleza y hecho para vivir en ella. Y resulta sorprendente, pero esto tiene un impacto en la venta. Un producto redondeado, similar a las estructuras orgánicas que se encuentran al aire libre, suele acabar siendo más popular.

 

Conoce todas las aplicaciones del neuromarketing

Estas son algunas de las principales aplicaciones del neuromarketing, pero este nicho es mucho más amplio. El Curso de Neuromarketing de Deusto Formación te descubrirá todas sus estrategias y te enseñará cómo implementarlas en un negocio para fomentar la acción de compra apelando a la mente.

Dispondrás de profesores expertos en mercadotecnia y de la flexibilidad de estudiar cuándo y dónde te resulte más cómodo. Contáctanos e infórmate sobre el plan de estudios para convertirte en un experto del mundo publicitario.

Te interesa leer sobre...