Mostrar más resultados

¿Cuál es la historia de la ciberseguridad?

Curso de Ciberseguridad
¿Cuál es la historia de la ciberseguridad?

Escrito por Alicia Pardo Crego

Los capítulos más importantes de la historia de la ciberseguridad han tenido lugar durante las últimas dos décadas. Y, teniendo en cuenta el ritmo al que se están desarrollando las nuevas tecnologías, otros tantos aún están por escribirse.

El surgimiento de la Inteligencia Artificial y el progresivo aumento del Internet de las cosas hará que cada vez haya más objetivos para los crackers y formas más sutiles para explotar las brechas en los sistemas de defensa. Los programadores encargados de proteger equipos y redes tienen, pues, una gran proyección de futuro, pero hubo un tiempo en el que su profesión no se contemplaba. ¡Descubre cómo se desarrolló su campo de trabajo!

El origen y la evolución de la ciberseguridad en la historia

La historia de la ciberseguridad no empieza como tal hasta el nacimiento de Internet. Fue entonces cuando los ordenadores comenzaron a enviarse datos entre ellos y los virus informáticos causaron los primeros problemas.

Aun así, tuvieron que darse varios ataques para que organizaciones y gobiernos invirtieran en métodos defensivos que protegieran su información. Hoy, existen formaciones específicas para desarrollar estos sistemas, como nuestro Curso de Ciberseguridad, con el que aprenderás sobre auditorías, informática forense y protección de datos, y te prepararás para un sector con mucho futuro… ¡Y mucho pasado!

De los 40 a los 60: el nacimiento de la ciberseguridad

Hasta que el Departamento de Defensa de Estados Unidos no mandó su primer mensaje por su Advanced Research Projects Agency Netword (Arpanet), hablar de virus era hacerlo de una enfermedad clínica. A no ser que fueras John von Neumann, un matemático húngaro que predijo la aparición de los ataques informáticos a finales de los años 40 y compartió sus pronósticos en los 60 con su Theory of Self-reproducing Automata.

El documento dibujaba un primer esbozo de lo que llegarían a ser el malware y el ransomware, pero el sector no llegó a tomar conciencia de la verdadera magnitud que alcanzarían. Hubo que aguardar hasta 1969, cuando nació Internet, para que la advertencia tomara forma, los engranajes de la ciberdelincuencia empezaran a girar y los expertos comenzaran a idear modos de protegerse.

Años 70: un juego que se tuerce

Como ya dijimos, la historia de la ciberseguridad comienza propiamente en esta década. Concretamente, con un experimento que, aunque sin pretenderlo, terminó sentando las bases para los primeros virus de Internet.

Su nombre era Creeper y supuso el primer programa capaz de autorreplicarse. Se desplazaba de una red a otra recorriendo los ordenadores que más se usaban en las instituciones de Estados Unidos, aunque sin intenciones dañinas: se limitaba a presentarse y a retar a los usuarios a “atraparle”.

Obra de Robert H. Thomas —trabajador de BBN Technologies de Massachusetss—, el juego encontró a su némesis en el primer antivirus. Su autor fue Ray Tomlinson, el creador del correo electrónico, que ideó Reaper, un programa que perseguía a Creeper y lo borraba de los equipos.

Aunque no dañaba los equipos, Creeper fue el primer virus informático, seguido de Rabbit

Apenas tres años después de que esto ocurriera, apareció el primer riesgo real para los dispositivos informáticos, Rabbit, que ralentizaba los ordenadores infectados autorreplicándose a sí mismo repetidas veces. En 1977, las instituciones gubernamentales reaccionaron y crearon el Estándar de Cifrado de Datos o DES, un método para procesar la información de los equipos de forma segura. La historia de la ciberseguridad había empezado.

Décadas de los 80 y los 90: la explosión de los ciberataques

A partir de los años 80, la historia de la ciberseguridad empieza a acelerarse. A medida que la tecnología se democratiza y más usuarios utilizan los ordenadores, más virus se crean y más se preocupan las entidades por proteger con antivirus los datos que almacenan.

Uno de los más importantes es McAfee, que aún se emplea a día de hoy. Lo creó John David McAfee para combatir el virus Brain, que atacaba los disquetes de los dispositivos MS-DOS. A diferencia de los primeros softwares, McAfee estaba diseñado para garantizar la ciberseguridad en las empresas y acabó extendiéndose por muchas de las compañías de los EE.UU.

En la misma época, el alemán Bernd Fix puso en marcha un software para acabar con el virus Viena, un destructor de archivos que estaba dando bastantes quebraderos de cabeza a los internautas. Pero la guerra de la ciberseguridad no había hecho más que empezar: en 1989 nació el primer troyano y en 1999 comenzaron a circular los virus a gran escala —como Melissa, que atacaba Microsoft Outlook—. Mientras, los antivirus comerciales se iban haciendo cada vez más populares.

De los 2000 a la actualidad: la ciberseguridad se consolida

A estas alturas, las vulnerabilidades informáticas ya habían quedado patentes. La historia de la ciberseguridad había cristalizado en una lucha constante entre crackers y hackers y las funciones de estos últimos estaban cada vez más demandadas.

En los años 2000 ya no hacía falta descargar un archivo para infectarse. Los ciberdelincuentes habían sofisticado sus métodos y bastaba con acceder a un web no segura para que el virus se introdujese en los ordenadores.

Además, comenzó a usarse el phishing, una técnica con la que se suplanta la identidad de instituciones para engañar a los internautas y que se extendió a los smartphones. Ante el nuevo panorama, los gigantes tecnológicos implementaron medidas como la doble verificación o el análisis de los archivos adjuntos, difundieron consejos para detectar un ciberataque y crearon programas gratuitos como Avast, al tiempo que surgían algunas de las mejores empresas de seguridad informática que operan en España actualmente.

¿Cuál es el futuro de la ciberseguridad?

Hoy en día, hay tantos dispositivos que ha empezado a implementarse un nuevo protocolo IPv6 —para lo que sirve este sistema es para multiplicar las direcciones IP y aumentar el número de conexiones posible—. Es decir, que el sector ya se está preparando para acoger el incremento de equipos que nos aguarda en las próximas décadas.

Pero más hardwares conectados implica más puertas de acceso para crackers y virus. Los últimos estudios aseguran que más del 90% de las compañías ya han aumentado sus inversiones en ciberseguridad o tienen pensado reforzarla a corto plazo, y no es para menos: a nivel global, se llevan a cabo alrededor de 350.000 ataques de malware cada día.

Actualmente, se están investigando soluciones con IA para mejorar la seguridad informática

Según informan grandes firmas como IBM, es posible que la Inteligencia Artificial marque el futuro del sector. Los especialistas ya están trabajando en soluciones que empleen este tipo de herramientas para responder con mayor rapidez a los riesgos o incluso detectarlos antes de que causen problemas.

¡Conviértete en un experto en ciberseguridad!

Aunque parezca que ya han ocurrido muchas cosas, lo cierto es que la historia de la ciberseguridad todavía está en sus inicios. Y tú puedes formar parte de ella contribuyendo a proteger la información valiosa de usuarios y organizaciones.

Con nuestro Curso de Ciberseguridad tendrás las claves para resolver las brechas defensivas de los equipos y crear redes protegidas. Recibirás un título propio de Deusto Formación y otro de la Fundación General de la Universidad de Salamanca para probar tu aprendizaje. ¡Prepárate para afrontar los retos tecnológicos del futuro!