27659

Atrévete a programar en Ubuntu

En el mundo de la informática hay tres estereotipos muy conocidos respecto a los sistemas operativos: Windows para jugar, Mac para diseñadores y Linux para programadores. Pero ¿es verdad esta afirmación? En cierto modo, sí. ¿Por qué en cierto modo? Si bien se cumplía hace unos años, el paso del tiempo ha demostrado que un usuario es capaz de hacer dichas cosas en cualquier sistema, pero, aún así, vamos a analizar un poco por qué programar en Ubuntu puede llegar a ser beneficioso para el desarrollador.

Ubuntu es una de las distribuciones Linux más usadas y conocidas en todo el mundo, por su simplicidad, fácil uso y por ser amistoso con el usuario. Sin ir más lejos, en mi casa todos lo usamos y nos despedimos hace tiempo de Windows. Ubuntu demostró que no hay que ser un manitas con los ordenadores para dominarlo, desde su instalación guiada hasta el uso en el día a día. Pero a la hora de programar la cosa cambia un poco. En todos los sistemas vamos a sufrir con configuraciones de entornos de desarrollo, pero, si bien es cierto que en otros casos son más guiadas, en Ubuntu, pese a tener que trabajárselo un poco más, esto nos aporta experiencias que vamos a agradecer. Voy a listar unas cuantas, al menos las más destacadas en mi experiencia personal, ya que llevo usando Ubuntu para programar desde hace ya 6 años.

Razones para programar en Ubuntu

  • Habilidad con la terminal. Muchas de las configuraciones generales del sistema deben ser hechas a través del terminal, una herramienta que al principio da un poco de respeto, pero en realidad se convertirá en vuestra más poderosa aliada. Gracias a ella aprenderéis como funciona el sistema operativo y lograréis entender por qué muchas de las cosas que se hacen automáticamente funcionan como observáis. Con la terminal podréis hacer de todo, desde descargar SDKs, configurarlos, escribir código, etc. Y además, recordad que Mac funciona bajo el mismo principio, por lo que todo lo que aprendáis os servirá para dos sistemas.  

programar en ubuntu

  • No es necesario hacerse cuentas de desarrollo. Esto es algo que me sorprendió en Mac, y es que sin una cuenta de desarrollador no puede ejecutar ciertas instrucciones o programar en algunos lenguajes, como por ejemplo C. Una de las ventajas de Ubuntu es que, al ser software libre, no se os va a quedar obsoleto ni os van a cortar el grifo por caducidad de cuentas, cuando lo único que vosotros queréis es trabajar.
  • Compatible con máquinas más antiguas. Ubuntu es un sistema que funciona muy bien: tiene fluidez y no se cuelga de manera tan frecuente. Cada vez que sale una nueva versión de Mac o Windows, se pretende ir dejando atrás los Pcs más viejos para que os veáis obligados a comprar uno nuevo. Por ejemplo, mi MacBook del 2009 ya no funciona con 3 versiones anteriores a la actual de MacOSX. Por lo que en su momento ya empecé a quedarme fuera del círculo. ¿Qué hice? Le instale Ubuntu para poder seguir usando con programas actuales dicho ordenador. Es una solución fácil y efectiva, de modo que es interesante tenerla a la recamara.
  • Atrévete con el software libre. Algo que se aprecia en Ubuntu es que vas a olvidarte de las licencias de pago. Hay que destacar que software libre no es lo mismo que gratuito, si no es más bien una consecuencia. Usando esta clase de licencia estaréis contribuyendo a distintos proyectos aunque no os deis cuenta, participando en una comunidad que desea que tengáis los mejores resultados. Esto hace que siempre tengáis el respaldo de muchos usuarios dispuestos a ayudaros en vuestras incidencias mediante foros dedicados, etc.

 opensource

  • Actualizaciones que te permiten trabajar. Una de las mayores ventajas que siempre le he encontrado a Ubuntu es que puedo actualizar el sistema sin tener que quedarme parado. ¿Cuantas veces he mirado al cielo lamentándome al más puro estilo “El planeta de los simios” maldiciendo Microsoft? En este sistema esto se ha terminado, ya que mientras este se actualiza, yo puedo seguir trabajando en mis programas sin tener que reiniciar.
  • Gran compatibilidad con dispositivos. Otra gran ventaja, el dolor de cabeza con los drivers desaparece. Esto es algo que Mac derivó, ya que, como he mencionado, parte de la misma base, pero en este caso, en cualquier máquina, por antigua que sea. Un detalle más que se agradece muchísimo. La engorrosa faena de formatear y buscar todos los drivers en las webs oficiales se terminó. El sistema cuenta con una gran base de datos de drivers a tu disposición, con la que, sólo conectando el dispositivo (impresora, tablet, etc) ya lo reconocerá.

Linux

Y estas son tan sólo unas pocas razones por las que migrar merece la pena, y más ahora que el soporte a XP ha desaparecido. Muchas empresas han decidido instalar Ubuntu en sus ordenadores, aunque sea por tareas de ofimática. De manera que os animo a que, si tenéis un ordenador y no sabéis qué hacer con el, le instaléis Ubuntu y empecéis a experimentar. El primer mes puede ser duro, porque, como toda migración, siempre andas un poco perdido, pero a medida que cojáis soltura, no querréis volver atrás.

Albert Miró

Grado Superior de Desarrollo de Aplicaciones informáticas en la Salle de Barcelona. Trabaja actualmente como desarrollador de aplicaciones para móviles, especialidad en videojuegos.