Cómo auditar la imagen y la reputación de una empresa

Cómo auditar la imagen y la reputación de una empresa

La imagen y la reputación de una empresa se han convertido en algo fundamental para un negocio, sobre todo desde el auge definitivo de las redes sociales. Las empresas, ya sean offline u online, con una reputación e imagen positiva son capaces de atraer a los clientes y accionistas por igual, lo que permite a las organizaciones generar más ventas y fomentar una mayor confianza de los inversores.

Trabajar la base de nuestra imagen y reputación

Para trabajar nuestra imagen y la reputación de nuestra empresa, hay algunas cuestiones que tenemos que considerar como:

  • ¿Cómo deseamos que la gente vea nuestra marca?
  • ¿Qué valores o características queremos que nuestro público objetivo asocie con nuestra marca?
  • ¿En qué canales queremos aparecer?
  • ¿Quiénes son los clientes a los que deseamos llegar? ¿Qué queremos de ellos?

Cuando tengamos claro el público objetivo que estamos tratando de alcanzar y donde su marca tiene que aparecer online, podremos realizar una auditoría más fácil y rápido. Una empresa necesita varios años para construir una imagen fuerte, tanto interna como externamente. Pero tenemos que ponernos en marcha cuanto antes así que lo primero que necesitamos es hacer una auditoría para ver cómo está nuestra reputación online

Realizar una auditoría

Para realizar una auditoría y ver cómo está nuestra imagen y la reputación de nuestra empresa, haremos una búsqueda de nuestro negocio en los motores de búsqueda principales tales como Google y las redes sociales. Si los resultados de la búsqueda contienen algo negativo, debemos tratar de responder directamente a él con información útil para que pueda establecer el registro correcto. Hay que analizar las redes sociales y ver si podemos encontrar el nombre de su empresa, es decir que nuestras cuentas estén bien activadas. Podemos utilizar Google Alerts para ver cuando nos mencionan y Klout para ver el nivel de influencia de quien lo hace. Analiza tus estadísticas, que incluyen a los visitantes de tu sitio web, acciones sociales acumuladas y gustos en Facebook, Twitter o Instagram. Una vez que hayamos completado la auditoría, tendremos que hacer un seguimiento para ver si nuestros esfuerzos han dado sus frutos o no.  Si los resultados de la auditoría son satisfactorios para usted, no lo tome por sentado. Trate de realizar una auditoría periódicamente ya que Internet es un entorno cambiante continuo. Si encontrasteis problemas con la auditoría, debemos tratarlos de inmediato.

Gestión de la marca e imagen

La gestión de la imagen y nuestra marca es un proceso constante y puede ser bastante largo, pero necesario. Hay que llevar a cabo estrategias específicas para administrar nuestra marca. Una forma de hacerlo es escribir comunicados de prensa regulares sobre nuestra marca. No se tiene que esperar un lanzamiento de producto o un anuncio específico. Continuar mejorando la imagen de nuestra empresa para compensar cualquier retroalimentación negativa, es decir mala reputación. Si encuentras demasiados comentarios negativos y un montón de mala prensa, es hora de echar un vistazo más de cerca a las políticas y procedimientos de la empresa. También debemos tomar medidas correctivas fuertes para remediar la situación.

¿Cómo mantener su reputación una vez que se lo han ganado?

La reputación corporativa lleva años de cultivo, pero puede ser destruida en un instante. Un lapsus inoportuno, un evento incontrolable, una palabra mal pronunciada, un lote de productos malo, o incluso un simple malentendido pueden afectar de repente a una buena reputación. Si las grietas comienzan a aparecer internamente a través de mala gestión financiera o entregas defectuosas o retrasadas, entonces la imagen de las empresas se debilita. Una vez que la reputación sufre, el negocio se ve afectado y el beneficio de las empresas comienza a menguar, lo que lleva a la larga, a situaciones insostenibles.  Por lo tanto, es imperativo para una empresa preservar cuidadosamente la reputación que ha creado en el mercado a través de los años. Para ayudar a lograr este objetivo, la alta dirección de la empresa generalmente trabaja en estrecha cooperación con su departamento de comunicación, haciendo pública la información sana sobre sí mismo o recuperando una mala situación. 

¿Cómo debe una empresa responder a una crisis de reputación?

Una empresa ha de estar constantemente vigilando si su imagen se está viendo amenazada. Como con la mayoría de los problemas, cuanto más rápido se puede tratar, más rápido puede comenzar la curación, pero sin volvernos locos. No hay que entrar en pánico, hay que analizar fríamente y con estrategia para solucionarlo de forma eficaz. Asumir la responsabilidad es muy importante para mantener nuestra reputación, no pasar la culpa a los demás y fijar lo más rápido posible las medidas que vamos a llevar a cabo son acciones que nos ayudarán a preservar la reputación corporativa, o al menos minimizar el daño. Si se hace falta, nos apoyaremos con ayuda de profesionales o contactos que tengan experiencia con este tipo de asuntos. Y, sobre todo, para cuidar nuestra imagen y la reputación de nuestra empresa tenemos que ser transparentes en todas nuestras acciones porque al final, en el mundo de Internet, todo se acaba sabiendo y de forma rápida además.

Con esto, ya podéis empezar a crear una buena reputación online e intentar crear una buena imagen de vuestra marca. ¡A por todas!