Las herramientas de geolocalización más utilizadas

Las herramientas de geolocalización más utilizadas

El concepto de geolocalización se trata del hecho de poder situar objetos y personas a través de coordenadas de latitud, longitud y altura para poder situarlos en un mapa. Este concepto ha sufrido un gran auge debido a la utilización de dispositivos móviles. Esto, por lo tanto, no solo se traduce en una oportunidad social sino también, en una oportunidad de negocio. Es por ello que en el post de hoy queremos analizar las herramientas de la geolocalización.

Las herramientas de geolocalización

herramientas de geolocalización

Existen varias alternativas a través de las cuáles se puede realizar la geolocalización. Los dispositivos que ahora mismo más facilitan esta tarea y que están más extendidos son los dispositivos móviles ya que incorporan un sistema GPS que permite establecer la localización exacta. También es posible establecer esa situación a través de la conexión a la misma red de telefonía.

La localización de un terminal, ya sea un teléfono móvil o del uso de internet a través de un ordenador hace que podamos ser capaces de identificar datos como el país, la región e incluso el código postal desde el cual se está realizando la conexión. También podemos analizar información a nivel de sistemas de información como por ejemplo el dominio desde el que se realiza la conexión, la velocidad de la misma, idioma, empresa, etc. Los primeros desarrollos en materia de geolocalización se realizaron a finales de los 90 y desde entonces se ha ido avanzando de manera exponencial. Ya son muchas las áreas que utilizan esta tecnología, y entre ellas destacan el comercio electrónico, la banca online, el sector de las telecomunicaciones, la educación, los viajes, el mundo del entretenimiento así como las redes sociales, entre otros.

Mientras, como usuarios nos vamos desplazando de un lado a otro con nuestro dispositivo móvil y éste se va conectando a las diferentes antenas de telefonía que están a su alcance. Estos dispositivos, equipados con transmisores de baja potencia se conectan a esas antenas y hace que podamos estar permanentemente conectados, y por ende, permanentemente localizados. Los dispositivos que no disponen de GPS también pueden indicar su localización pero en este caso es menos preciso.

Está claro que los comportamientos de los usuarios van evolucionando y van cambiando pero lo que caracteriza hoy en día los consumidores es la hiperconectividad. También el hecho de que los usuarios son unos grandes generadores de contenidos y de ahí surge el concepto SoLoMo (Social, Local, Mobile), que se basa en el triángulo siguiente: componente social de estar permanentemente comunicados con nuestros contactos, localización y movilidad.

Una de las herramientas indispensables en la geolocalización es el uso de los mapas. Con esta tecnología, los mapas cambian totalmente su enfoque y ya no son un elemento estático que consultamos sin poder realizar mucha interacción y que incluso puede ser difícil de entender. Ahora el concepto es totalmente distinto y es el mapa que se adapta totalmente a nosotros. Uno de los máximos exponentes de la evolución de los mapas es la tecnología que aporta Google con Google Maps. Podemos acceder a mapas en dos y tres dimensiones así como la posibilidad de visualizar las calles casi como si estuviéramos físicamente en ellas.

apps de geolocalización

Otra dimensión del concepto de la geolocalización es la social. De ahí surge el término geosocialización. Los usuarios comparten sus ubicaciones en las redes sociales y opinan sobre los negocios y los servicios indicando su situación. Esto hace que se generen comentarios que inspiran e influyen a otros clientes y clientes potenciales, y por ello tienen impacto en la reputación online de dichos negocios. Uno de los grandes ejemplos de este concepto es la red social Foursquare donde los usuarios hacen check-ins virtuales en los establecimientos. A través de este método, se establecen métodos de recompensa a través de ofertas y badges (reconocimientos) en función de la cantidad de check-ins que genera un usuario.

A nivel de marketing online, las aplicaciones de la geolocalización también están muy desarrolladas y hacen que podamos realizar campañas mucho más segmentadas, más precisas y por lo tanto más rentables. Por un lado, encontramos la posibilidad de segmentar la información que mostramos en las páginas webs en función de la localización, en función de la IP del usuario. Todas estas técnicas harán que podamos maximizar la relevancia de los contenidos, personalizar los contenidos e incluso realizar estrategias de precio diferenciadas.

Otro aspecto muy importante es también a nivel de publicidad online. Al igual que con los contenidos web, podremos realizar campañas totalmente segmentadas por localización. Asimismo, podemos utilizar esta tecnología para dirigir tráfico a nuestros puntos de venta físicos. Si es este nuestro objetivo, podremos segmentar la audiencia que está en un entorno cercano a la tienda y con ello ya habremos roto una barrera que es la de la distancia y además,  estaremos aprovechando al máximo las ventajas de la proximidad y la inmediatez.

¿Qué te parecen estas técnicas? ¿Utilizas la geolocalización?