27799

¿Qué nos aporta la Responsabilidad Social Corporativa y qué podemos aportar?

¿Qué nos aporta la Responsabilidad Social Corporativa y qué podemos aportar?

Cuando hablamos de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), nos referimos a la gestión por parte de las empresas de su actividad económica de modo responsable y con un enfoque ético. La palabra clave en materia de RSC es “responsabilidad”, entendida al respeto antes sus grupos de interés, en inglés denominados stakeholders. Dividimos estos grupos en internos, como por ejemplo, empleados, gerencia y propietarios; o externos, es decir, clientes, proveedores, acreedores, el gobierno y la sociedad en general. Está claro que en la actualidad la evolución empresarial es la que más está provocando un cambio en la sociedad y, de algún modo, lo que se pretende a través del  enfoque de la Responsabilidad Social Corporativa, es que se tenga en cuenta que este efecto sea ético y que de algún modo, las empresas devuelvan a la sociedad parte de lo que están generando. Teniendo en cuenta que la Responsabilidad Social Corporativa es más una corriente o una línea estratégica y no un conjunto de normas que requieren cumplimiento, consideraremos que es un conjunto de acciones encaminadas a aportar valor a la empresa  y que al mismo tiempo consiguen aportar valor a la sociedad. Esta es la principal clave para entender qué nos aporta la RSC y qué es lo que nosotros, como empresa, podemos aportar.

¿Hacia dónde apunta la Responsabilidad Social Corporativa?

¿Qué nos aporta la Responsabilidad Social Corporativa y qué podemos aportar?

En general, las acciones de Responsabilidad Social Corporativa van encaminadas a aspectos relacionados con la sostenibilidad del mismo negocio para asegurar la viabilidad y continuidad de la empresa; aspectos relacionados con el medio ambiente; satisfacción de los clientes; relaciones éticas con los proveedores, colaboradores y demás grupos de interés, así como la colaboración y mejora de aspectos relacionados con la comunidad y el entorno en los que la empresa opera.

Por eso, la manera más efectiva de entender la Responsabilidad Social Corporativa es un conjunto de prácticas que la empresa puede hacer y decide hacer, y no una serie de obligaciones. En primer lugar se trata de definir un conjunto de valores éticos que estarán presentes en todos los aspectos de la empresa y a partir de aquí desarrollar un conjunto de acciones dependiendo de la actividad, sector y localización de la empresa.  Algunas líneas de acción pueden ser relacionadas con el ahorro de energía, uso de productos ecológicos para reducir el impacto de nuestra actividad en el medio ambiente, re-invertir parte de los beneficios en programas sociales de nuestra comunidad más cercana, ya sea interna a nivel de empleados o externa, establecer una relación ética con los proveedores, transparencia de información de cara a los accionistas, etc.

Anna Mercadé

Máster en Marketing y Máster en Management con más de 7 años de experiencia en marketing y comunicación online y offline, publicidad y relaciones públicas en empresas multinacionales. Excelentes capacidades interpersonales, liderazgo, proactividad y entusiasmo.