La mejor mezcla para un buen marketing mix

La mejor mezcla para un buen marketing mix

El marketing mix es una herramienta fundamental para que los productos lleguen a los clientes. Da igual que esté firmemente consolidada o que esté en el inicio de su actividad, los mercados actuales evolucionan rápidamente y las empresas han de estar preparadas para ello para poder adaptarse y triunfar en un mundo cambiante y dinámico como el actual. Muestra de ello es la evolución del concepto de marketing mix a lo largo de la historia económica.

El concepto de marketing mix ya se comenzó a estudiar en los años cincuenta. Fue Neil Borden quien elaboró la primera lista  de los doce elementos que la empresa debía analizar para elaborar una estrategia comercial exitosa. Pero fue en los años sesenta cuando el profesor de la universidad de Michigan, Jerome McCarthy, redujo el número de elementos a cuatro y dio pie a la teoría clásica de Las 4 Pes del marketing mix: Producto, Precio, Distribución (Place en inglés) y Promoción.

Es en 1984 cuando la AMA (Asociación Americana de Marketing) establece la definición de marketing mix como el “Proceso de planificación y ejecución del concepto Precio, Promoción y distribución de ideas, bienes y servicios para crear intercambios que satisfagan los objetivos del individuo y la organización". Esta teoría ha evolucionado mucho a lo largo de los años, pero se considera la base para la elaboración de una estrategia de marketing.

La teoría clásica de las 4 P’s del marketing mix se apoya en cuatro pilares básicos

  • Producto. Ha de estar bien definido, y se tienen que buscar qué beneficios aporta a los clientes, cuál es el tamaño adecuado, la presentación, el nombre, las características que lo representan para que sea lo más atractivo posible para los clientes.
  • Precio. Existen múltiples teorías y estrategias para fijar precios, por lo que habrá que prestar especial atención a esta variable para que el cliente esté de acuerdo con el precio y se lleve a cabo la transacción comercial.
  • Distribución o Place. Se refiere al canal (físico) por el que el producto llega al cliente, a la distribución geográfica, al segmento socio-económico de la población, incluso al entorno en el que se venderá el producto.
  • Promoción. Engloba la publicidad, fuerza de ventas, promoción de la marca o de la empresa y, en general, las maneras de comunicar, informar y persuadir al cliente para que adquiera el producto en el que está interesado.

Si estás interesado en este tema, también te recomendamos la descarga de forma gratuita de nuestra guía "Kit de supervivencia para Community Managers". 

La mejor mezcla para un buen marketing mix

Las nuevas P’s del marketing mix

Desde los años ochenta hasta hoy, el concepto de marketing mix ha evolucionado y ha incluido diversos elementos en la elaboración de la estrategia. En el artículo Las 9 P's del marketing mix (http://dogma.mx/2013/11/las-9-ps-del-marketing-mix/), de  Raúl Rivera, se enumera la P de posicionamiento como la quinta P, el modelo de las 7 P`s de Dave Chaffey y P. R. Smith, surgido de la importancia del marketing de servicios, hasta llegar a las 8 P’s, que son las enumeradas anteriormente, más:

  • Personas. Elemento clave de las empresas, ya que el capital humano es su activo fundamental.
  • Procesos. Se ha de ajustar el proceso al cliente, no al revés. Si la necesidad del cliente no se puede satisfacer con los procesos actuales, se han de revisar.
  • Physical Evidence (Presentación). Los productos no existen si no están presentes.
  • Partners. Las alianzas comerciales son fundamentales en un mundo globalizado.

Hemos encontrado otras P’s interesantes como la P de Paternidad que indica Juan Antonio en su post Las P’s más importantes del marketing”(http://www.puromarketing.com/44/16360/importantes-marketing.html), refiriéndose al origen de la empresa, pues muchos clientes buscan quién está detrás del producto antes de comprar. O la P de Purple Cow, de Seth Godin, empresario e importante teórico del marketing, que no se refiere a una vaca púrpura, sino a la capacidad de diferenciación del producto frente a los competidores .

Desmontando las 4 P’s

Lo que se ha de tener en cuenta es que el mercado evoluciona rápidamente y se ha de estar alerta incluso en la propia definición de estrategia. Así, Florent Santos, en su artículo Adiós a las 4 P’s del marketing”(http://www.puromarketing.com/27/16200/adios-marketing.html), da un giro de tuerca a los conceptos básicos y propone nuevas tendencias:

  • Dejar de lado el Producto y atender más a la necesidad de los clientes para adaptase a sus tendencias. Centrarse en el producto sería un error y hará perder clientes más pronto que tarde.
  • La distribución como medio, cuyo objetivo es la accesibilidad real al cliente para hacerle llegar el producto.
  • Ya no importa el precio, sino la satisfacción de expectativas, pues muchas veces el precio no será la clave para la compra, sino que el producto cubra las expectativas del cliente.
  • Promoción por comunicación emocional, abriendo las mentes de los clientes. Una vez más, el cliente se encuentra en el centro.

Así pues, lo que es más importante para la empresa es el cliente, y desviarse de esa visión, hoy por hoy, provocaría que el marketing mix no diera los frutos deseados. Post relacionados:

La mejor mezcla para un buen marketing mix